Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


Pasado | Entrenamiento | Juventud (Stats)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pasado | Entrenamiento | Juventud (Stats)

Mensaje por Vizard U. el Miér Mayo 04, 2016 7:46 am

Llegando a paso sosegado y paciente se aproxima el joven Indra Uchiha, del País del agua, nacido en el Fuego en el seno de una familia del clan Uchiha... Desde los 6 años ha destacado en las artes ninja, pero no quiere quedarse atrás ahora respecto a los demás ninjas del País del fuego, pues él quiere ser fuerte... Mucho mas fuerte que los demás ninjas que le rodean. Nada mas pensar convertirse en el ninja mas poderoso de aquel país, le entusiasmaba demasiado para decirlo con palabras... Las expresiones sobraban para el chico al hablar sobre este país, el amor que sentía y su eterno agradecimiento por haberle salvado la vida... El afán de proteger a todos aquellos que habitan allí, servir a su pueblo de la mejor manera posible... Hacerlo con el honor de un guerrero tal como él se sentía, un verdadero ninja bajo la bendición del fuego. Nada podía igualar este sentimiento... Al menos ya no. Desde que sus padres se fueron, nada iguala ni sustituye a sus presencias, lado cuales a día de hoy siguen siendo necesarias estrictamente para Indra, y du dueño no es otro que honrar sus memorias día a día, cumpliendo lo que él entiende como lo que ellos sentían justo... ¿Que alguien atacaba el país? El mismo estaría dispuesto a luchar por el, sea el precio que sea el que haya que pagar, incluso la disposición de su vida está dispuesto a dejar por estas tierras... Nada le podría hacer claudicar en su decisión, y eso es de lo que Indra estaba seguro a mas no poder... Su fuerza de determinación era infinita e invencible, casi incontable y de acero. La brisa... Impecable, como siempre... Las montañas de las afueras del pais del fuego era un gran lugar para cualquiera que pasease por allí, y más si sentía de aquél país el sentimiento patrio férreo hacia este, y no por simple sentimiento nacional e irracional a un símbolo o a una bandera o a un monarca, sino hacia las personas que en tal lugar vivía y hacía posible que la vida brote y se mantenga en aquél, su hogar... Indra paseaba tranquilo con sus ropas usuales, un kimono que le tendía de sus brazos debido a su longitud la cual superaba por varios decímetros la de sus brazos, cortos, ya que se trataba de un niño. El Valle del fin, es un lugar del País del fuego  que se caracteriza por poseer grandes montañas rocosas con poca vegetación, se encuentran sobre el mar y están nubladas por todos los alrededores, lo cual lo convierte en un lugar perfecto para poner a prueba la destreza de todo ninja que aspire a transformarse en una eminencia en el combate, sobre todo cuerpo a cuerpo, debido a las duras condiciones de relieve y climáticas que sustentan el lugar de población, lo que lo convierte en un lugar retirado que permite entrenar potentes técnica sin temor a hacer daño a nadie ni a destrozar ningún tipo de inmobiliario urbano. Es el lugar perfecto en el que todo shinobi se siente libre de hacer las burradas necesarias para desarrollar sus técnicas y jutsus, sus estrategias de combate e incluso ensayar formas diferentes de asesinar a un rival sin darle demasiadas vueltas, ya que nadie te verá hacerlo. Pero a Indra le interesaba lo pertinente, aprender a domar su cuerpo ante las adversidades climatológicas, y aumentar su potencial de combate de manera notable.

Como el caer de la hoja en un árbol, la cual sabemos que acabará tarde o temprano en el suelo, comienza la historia, el camino del ninja de Uchiha Indra .A este joven le atrae los desafíos, ¿y que desafío es mayor que practicar en los montes del País del Fuego? Para un ninja, es importante mejorar, elevar las habilidades al máximo para que ningún otro tenga la posibilidad de vencerlo jamás... Indra era aún un niño, tan solo 16 primaveras habían pasado, pero su determinación para llevar las cosas a su límite era mas fuerte que su propia intensidad corporal, en la que él ponía empeño... Su entrenamiento se basaba en educar el físico para futuros enfrentamientos, y para calentar se quitaba la parte superior de sus ropas y subía a lo más alto que se permitiese su propia limitación psicológica. Una vez subida, comenzaba a hacer ejercicios para preparar los músculos como abdominales, sentadas, flexiones de brazo a dos, y a un brazo, y cuando sentía que su cuerpo estaba en condiciones, hacía flexiones sin apoyar los pies en el suelo, es decir, haciendo el pino y flexionando sus brazos. El joven no se anda con chiquitas, y se gana a pulso la admiración de quienes le conocen... Es fuerte de moral, respetuoso, inteligente, frío, honrado, humilde... Es todo un compañero, algunos incluso hablan de él como un notable líder en potencia para el futuro del país. Pero eso a él no le convence... Un líder es alguien que lo juega todo, y aunque el piensa que es capaz de darlo, no está seguro de sus capacidades para hacerlo efectivamente, pero esto le empuja a seguir avanzando para ser lo que él quiere ser, un guerrero, un héroe, y posiblemente así ser el líder que mucha gente espera de él, al fin y al cabo, si es la voluntad común, él no es quien para rechazarla... Y ojalá algún día lograse ser lo que todos esperan de él, pues significara que no ha fallado a aquellos que confían en él y le ven como ojos de admiración. Sus compañeros de la aldea de las noches , esos guerreros fieros y fieles a su causa de proteger a los suyos a pesar de las desgracias que les  acontecido  si bien Indra se había hecho de amigos entre ellos también había gente que aun no le tomaba cariño y no confiaban en el forastero, que quedo desdichado tras la traicionera muerte de sus padres , la cual el no tenia nada que ver y el líder de la aldea lo había acogido como un miembro mas de esta, enseñándole el arte de la espada y los valores de este lugar había sido amable, pero un secreto escondía Vizard , aun para sus cercanos él se mostraba muy cerrado en sus expresiones y no deseaba que nadie descubriera su oscuridad, aun de pequeño sabia fingir bien la alegría y amabilidad aunque si tenía bondad en su corazón, pero el tiempo se encargaba de erradicar esos sentimientos conforme los días , meses y años avanzaban

El ambiente goza mucho mas cargado... Este era un gran lugar para cualquiera que pasease por allí, perfecto para un duro entrenamiento por la dureza del lugar, y Indra se sentía cómodo en el mismo y más si sentía de aquél país el sentimiento patrio férreo hacia este, y no por simple sentimiento nacional e irracional a un símbolo o a una bandera o a un monarca, sino hacia las personas que en tal lugar vivía y hacía posible que la vida brote y se mantenga en aquél, su hogar... Indra se siente tranquilo con sus ropas usuales, un kimono que le tendía de sus brazos debido a su longitud la cual superaba por varios decímetros la de sus brazos, cortos, ya que se trataba de un niño .Una vez aquí, se veía cansado, pero en eso consistía... Ahora el entrenamiento sería mas difícil, y si quería continuar, sus límites debían ser superados. A continuación, comenzaba a descender a una velocidad máxima, lo cual además de duro, era bastante molesto, pues el cambio de presión y temperaturas desde las altas montañas al suelo, era bastante dañino para su cuerpo, hasta llegar a la zona mas baja, el agua. Una vez llegaba al agua, debía concentrar chakra en los pies, y con el cansancio eso podía costar... De no lograrlo, caería al agua fría, lo cual le calaría, y no hubiera sido la primera vez... Por eso Indra ya sabía cómo hacerlo, y lo hizo a la perfección. Apresurándose a pisar tierra, en algún lugar en el cual parar, llegaba y se dejaba caer... La verdad es que cansaba, pero Indra podía con eso. Se permitió 13 segundos de respiro merecido, y para probar su velocidad, decide introducir un nuevo ejercicio: Cruzaría el agua y aprovecharía la aceleración para volver a subir las montañas, y todo esto disminuyendo la cantidad de chakra concentrada paulatinamente conforme mayor velocidad llevase. Comienza a correr hacia una masa de rocas de unos 300 metros de altura con una falda muy plana y completamente perpendicular al agua, y tenía una distancia de 123 metros para coger carrera. Se supone que debía llegar a la montañita y escalarla sin concentrar chakra, lo cual le daba algo de miedo... Comienza la carrera y con cada vez menos chskra y mas velocidad nota como le cuesta, pues tiene que mover las piernas a una velocidad muy avanzada, hasta que logra llegar a la montaña y comienza a subir, lo cual ahora si que cuesta a Indra, pues tan sólo está subiendo con la fuerza de sus piernas... Pero es muy complicado, y al subir los primeros 70 metros comienza a perder velocidad, a lo que reacciona sacando un kunai, lo clava en la pared rocosa y se apoya para realizar un salto que le permita con algo de impulso continuar la carrera hasta el final. Viendo su imposibilidad al haber alcanzado ya los 134 metros, comienza también a impulsarse con sus manos, lo cual le hace recordar a un clan del País del Fuego al cual le parecía gracioso que actuasen como sus perros. A punto de alcanzar la cima, vuelve a flanquearle la fuerza, a lo que Indra vuelve a sacar un nuevo kunai y esta vez se queda suspendido de él, pues no lograría volver a subirlo. En un último esfuerzo, se vería obligado a utilizar el chakra y concentrándolo en sus pies y manos lograría llegar al final... - Fracasé, maldita sea... -. Nada mas llegar, cae rendido al suelo, y cierra sus ojos.

Ya casi no siente frío, pero los cambios tan bruscos de presión atmosférica le había afectado a su vitalidad física. Decidió, ahora sí, tomar un merecido descanso. Mente en blanco, cuerpo en reposo... Menudo rato mas intenso... Tan solo queda un rival para hacer de este entrenamiento, uno perfecto en su estilo. Indra espera sacar partido a este rato en el Valle del fin , que es un lugar del País del fuego que se caracteriza por la capacidad y posibilidad de entrenamiento para ninjas que quieren ser mejores. Mientras tanto, pensaría que otro ejercicio podría realizar para continuar el entrenamiento, aunque se queda algo parado, pues el cansancio puede con él... Cuando consigue levantarse para continuar, se da cuenta de que no puede moverse con la misma facilidad, por lo que decide definitivamente descansar un poco su cuerpo y entrenar otros aspectos de manera mas descansada... Indra se sienta cruzado de piernas, y con los ojos cerrados comienza a hacer sellos a una velocidad normal... - Buey, rata, perro, jabalí...- y poco a poco comienza a aumentar y aumentar la velocidad del sellado. No pretende usar una técnica, sino mejorar así su capacidad de ninjutsu y su velocidad de marcado de sellos. Así de paso descansaba el cuerpo, ya que lo tenía bastante agotado, incluso le costaba voluntad no dejarse caer y dormir un rato... Durante otros 15 minutos estuvo haciendo sellos, y ahora se sentía mucho mejor tras el descanso. A continuación se propone algo, una nueva oportunidad para probar a subir montañas, pero esta vez probaría su resistencia manteniéndose en pie en uno de los lados de la montaña, quieto, durante el máximo tiempo posible, pero resultó ser bastante sencillo. La forma de hacerlo más dificultoso fue comenzar a coger rocas de la ladera, lo cual resultaba ya bastante complicado, y que además, costó bastante lograr durante mucho tiempo... Comenzó a caer con todas las rocas, pero hizo uso de su Sharingan para ver adecuadamente el salto que debiera dar para no chocarse con ninguna... Si bien, las rocas cayeron al agua, de inmediato se propuso algo nuevo, lanzar un jutsu ígneo a un chorro de agua ascendente, y si lograba que esta no volviese al agua, se sentiría satisfecho.

Así que subió de nuevo la montaña y provocó otra avalancha de rocas, pero esta vez fue más rápido para llegar antes, y al caer todas las rocas, tras una serie de sellos, Indra lanzaría una enorme esfera ígnea que evaporaría cierta cantidad de agua, algo bastante como para pensar que en realidad la humedad del ambiente podía propiciar mayor resistencia al agua. Ya se sentía más en reposo, así que se dispuso a entrar de nuevo en acción y se colocó de nuevo a la distancia a la que cogería carrera hasta la montaña, esta vez en mayor solidaridad con su físico y con la experiencia del fracaso en la retina, y ahora tenía la oportunidad de reafirmarse y lograrlo... Concentra chakra de manera pobre, para así exigir mayor velocidad, y alcanzar con mayor potencia a la ladera... Comienza a correr en completa línea recta, con el objetivo de alcanzar mayor aceleración en el mayor tiempo posible. Esta vez el Sharingan le ayuda a calcular mejor sus movimientos. A la mitad ya sus piernas se mueven a una velocidad casi dudable para el ojo humano, y cuando llega a la ladera, primero salta y en pleno salto deshace la concentración de chakra. Cuando pisa la ladera, todo lo que le ayuda a avanzar es su propia musculatura... La carrera se torna difícil, pero antes casi lo logra aún estando exhausto. Con un kunai preparado para adelantarse al caso de que cayese de nuevo en la mano y la otra tocando la roca que pasaba, corría a gran velocidad levantando una enorme y sucia nube de polvo que iba cayendo hasta abajo tras sus piernas, marcando así el trayecto de su carrera. Cada vez notaba más que sus piernas iban fallando, pero su confianza en sí mismo le hacía continuar y pensar que sí, que él podía y sólo era posible con el dolor en su cuerpo... A falta de 139 metros, flaquea y se tropieza, pero ahora se había adelantado, pues su mano libre actuó como pata de animal y continuó sin problema el camino... No paró, continuó su carrera y logró llegar a los 260 metros casi sin fallos, pero a ese punto sus fuerzas ya estaban algo decaídas, y aun así no dejaría de correr. A tan solo 4 metros, Indra clavó sus dedos entre las rocas y dando un enorme salto, logra alcanzar el final de la montaña... Lo ha logrado, superó sus propios límites una vez mas, y así tomó la victoria ante esta roca, como una superación personal... La alegría y el cansancio en partes iguales invadían a Indra, pero el joven Uchiha no cesaría en su intento de lograr poder... Lo prometió a sí mismo, y así sería... Nadie lo evitaría, quiero ser un gran ninja, para proteger algún día cada rincón de este país, un país único en el mundo ninja en el que vivimos, mas fuera de estas murallas solo esperan guerras y destrucción... Nada mas que hay hostilidad, y una misión pacífica puede convertirse en la peor forma de morir o la mejor excusa para asesinar... Aquí la educación es importante, mas un rasgo influyente en el interior de nuestra frontera es nuestra fuerza militar... Aquí la mayoría son guerreros verdaderamente fuertes, y no pienso quedarme atrás de ninguna de las maneras! Estoy dispuesto a ser un gran shinobi, y para serlo, lograr este tipo de cosas es crucial para avanzar en mi camino como ninja.

Tras lograrlo, desea descansar un poco y disfrutar de la tregua que dejan las nubes para ver el cielo en su esplendor. Las aves enormes propias del País del Fuego que surcan los cielos atentos a buscar presa para llevar a sus crías... Si cayesen del cielo, estas crías se verían obligadas a salir a buscar su vida... Tal como me ocurrió a mí. Me vi obligado a convertirme en un indeseado en mi clan... ¿Por qué la gente me temía...? Sólo era un niño... Ahora he crecido, he pasado página y soy todo un hombre... Necesito olvidar! En fín, demasiado he vagueado ya, hay que continuar con el entrenamiento. Me pongo en pié y me propongo buscar algo con lo que mejorar todo. El siguiente ejercicio consistirá en lanzar unos kunais al agua, y esperar 10 segundos a que estos sean desplazados por las corrientes, y procederé a lanzarme al agua para buscarlas sin salir una sola vez del agua. Así que los lanzo Y me quito las ropas de la parte superior, es decir, el kimono, la camiseta y las mallas de ninja: 10... 9... 8... 7... 6... 5... 4... 3... 2... UNO! Seguidamente me zambullo rápidamente en el agua para buscarlos, sin el sharingan activo, pues sería facilitar las cosas... Llego al fondo, pues calculo que deben estar ahí. Aunque de hecho, no encuentro ninguno, aún así debo buscarlo, ya que tampoco quiero perder mis herramientas ninja, ya que pueden ser útiles en misiones y combates. Continúo nadando entre las especies acuáticas que habitan en estas aguas, cuando noto que me empieza a faltar el aire, ya que mi resistencia no es muy buena que digamos. Consigo divisar a lo lejos uno de los kunais, así que me apresuro a nadar hasta él y cogerlo... Al llegar, veo que es fácilmente accesible cogerlo, y así sería. Lo cojo y continúo mi búsqueda... Aunque me falta el aire, de forma que intento darme prisa. Cuando por fin encuentro el segundo y nado hasta él a velocidad, noto que ya mi cuerpo no responde igual, así que no puedo evitar salir al exterior... He vuelto a fallar, pero de nuevo lanzo los kunai, pues no podía aceptar haber fallado de tal forma... Esta vez me concentro en en almacenamiento adecuado del oxígeno que he tomado... Estoy seguro de que ahora lo haré. Cada vez que voy mas al fondo reconozco que hace mucho mas falta que salga, pero debo seguir con edte entrenamiento, es crucial para mi mejorar... De nuevo el cambio de presión, el cansancio y varios factores que dificultan mi trabajo vuelven a quedar por debajo de mi fuerza de voluntad. Vamos! Esta vez lo voy a conseguir! Por fin diviso el primero de los kunais, y bajo para cogerlo. Ahora faltan dos... Continúo mi búsqueda, desesperado aunque sereno a primera vista. El aire me falta, pero me conciencio diciendo en mi interior ‘Tan solo es psicológico, no va a pasar nada, tranquilo Indra, lo vas a lograr, ya lo verás...!’ una y otra vez dentro de mi cabeza, autoimponiéndome que soy fuerte y puedo con todo... Y este entrenamiento ridículo no es para menos, tan solo tengo que coger dos kunais.

A punto de volver a abandonar, un chute de nueva esperanza surge con el brillo de otro de los kunai, el cual está a aproximados 10 metros de mi actual posición. Nadando, noto que por supuesto estoy durando muchísimo mas que antes, y que esta vez conseguiría tener ese kunai... Acercándome, prácticamente llegando, vuelvo a sentir que el aire se marcha, señal de que he de darme prisa! Busco como loco el kunai, desesperado por la falta de aire, y además la desgana de volver a bajar a Buscar de nuevo los tres kunais... De nuevo, desesperado y a punto de subir de nuevo a respirar como buen mamífero, diviso algo brillante en el fondo de nuevo... Un kunai. Avanzo decidido hacia él para cogerlo y al fin terminar mi prueba expectativa personal, aunque la falta de oxígeno me comienza a dar problemas serios... La vista comienza a nublarse y el oxígeno ya se acabó por completo... Estoy vacío, pero a pesar de la situación, el kunai está en mis manos, mas ahora falta subir de nuevo a la superficie del agua, pero eso está difícil... Volviendo como buenamente puedo, contra corriente y marea, mas bien contra mi propio límite de resistencia una vez mas, sin rendición, por todo, por todos... Porque algún día seré imprescindible, ayudaré a todos y seré un héroe en este país... Porque se que mis padres estarían orgullosos de ello... Porque se que estén donde estén, me observan orgullosos... Miradme papá, mamá... He crecido. Ahora soy yo, un ninja, tal y como ustedes queríais que fuese! Y pronto seré de los mejores... O mejor, seré el mejor de los mejores! Salgo del agua, al fin, agotado, sin aire y empapado. El cansancio se nota en mi rostro, mi respiración es casi tan acelerada como mi ritmo cardíaco, es rápido y molesta que sea así... Pero lo he hecho... El cansancio en unos momentos cesará, mas el éxito prevalecerá en mis logros futuros como antecedente, recordado como la preparación de un héroe! El héroe del Fuego!

Indra logra alcanzar tierra, e inmediatamente cae rendido... Su cometido es entrenar, y su principal objetivo es superarse a través del mismo entrenamiento, así que comprende el dolor, comprende el peso de su cuerpo en estos instantes, mas comprende su utilidad. Su capacidad, su fuerza, su resistencia, sus niveles de chakra y sus reservas de energía estan fatalmente agotadas, mas su voluntad y su fuerza mental de reacción son superlativas e infinitamente mayores que cualquier otra energía en el mundo... Consigue darse la vuelta, colocarse boca arriba y dar bocanadas de aire mas lujosas y abundantes. Escupe algo de agua con una sucesión de tos, la cual a pesar de ser desagradable, sabe a victoria. Nada se compara a la satisfacción que siente Indra al verse capaz de completar un ejercicio físico tan intenso, pero había terminado al menos por el momento... Ahora tocaba la recompensa que él mismo se proponía... Un trofeo realmente merecido por el Uchiha. Algo que aún después de un duro entrenamiento era lo que más apetecía hacer, aunque suponga movimiento, mas no esfuerzo De ningún tipo, mas bien calma, alevosía y sosiego que reinaría durante la próxima aportación que iba a originar a su cuerpo cansado y desgastado por el intenso ejercicio físico que acababa de tener lugar en el monte nublado... Algo agradable como pocas cosas en el mundo tanto para Indra como para muchas otras personas... Comer.

De sus equipos saca de repente una serie de suculentos platos de comida y algo de bebida para ‘agraciar' su hambre y saciar su sed. Realmente, a Indra la comida era una de las cosas que mas le gustaban, pues era variada y había tipos determinados para según la ocasión que se daba o la celebración que diese, y esta vez celebraba haber completado semejante entrenamiento. No había sido fácil, y esto le hacía sentir que estaba siendo merecidamente recompensado por su trabajo. Nunca había querido obtener algo sin merecerlo, sin ser digno de ellas, y cuando se le ofrecía, no aceptaba bajo ninguna condición la ‘limosna’. Él necesitaba sentirse adecuado, elegido y evaluado para recibir algo que se había ganado con su esfuerzo y determinación, y hoy era un clarísimo ejemplo de que lo había logrado, y cuando lo lograba y sentía la necesidad de ser recompensado, y para colmo el director de esta recompensa era él mismo, no había que hablar siquiera el premio, no necesitaba nada mas que un suculento trozo de arte gastronómica de los suyos para resultar recompensado con creces por sí mismo y para sí mismo, de manera tan obvia que no era necesaria una entrega de premios ni un Reconocimiento al esfuerzo ni nada por el estilo... Le bastaba con lo puesto, con lo acordado y a ser posible que sea alimento, cuanto más mejor para reponer... Tras tomar un buen festín en solitario, con sus manos , sin cubiertos, saca el postre... Fruta. Toda una macedonia de fruta con todo tipo de fruta de todos los colores, tamaños, naturalezas, diversidad y sabor... Pero realmente al verlas tan abundantes se siente lleno y decide no seguir comiendo. Para finalizar, toma una roca y la lanza a una altura de 10 metros y una lejanía de 50 metros. ‘Ha servido' Pensaba para sí viendo la roca alejarse con una Pequeña Y pícara sonrisilla propia del joven e iluso Indra, la cual recuerda a su madre en las ocasiones en las que se había dado cuenta del crecimiento de su único y amado hijo, Indra Uchiha, el cual el destino arrebataría en un futuro así estaría marcado... Razón real por la que hoy se encontraba aquí entrenando duramente con el objetivo de honrar a sus caídos, a sus muertos, su única familia.

Pero... En realidad... ¿Quién si no era ahora su ‘familia’? ¿No es acaso cada habitante del País del  Fuego? ¿No es el amor por este país lo que le lleva a buscar la paz para el mismo, para sus habitantes, por su bienestar y el de los demás? Exactamente de trataba de eso... El afán por proteger lo que para él era importante, beneficioso moralmente e incluso armónico... Aquí la determinación es importante, mas un rasgo influyente en el intervenir dentro de nuestra frontera como nuestra fuerza militar... Aquí la mayoría son guerreros verdaderamente fuertes, y preparados, tanto física como mentalmente... Y quien no tenga dichos requisitos ni siquiera es tenido en cuenta... Si bien Indra tomó este camino, fue interés propio por él, por defender a todos y por sentirse útil por sí mismo, mas no por él... ¿O de lo contrario era al revés? ¿No creen que Indra es una persona movida por un interés propio? Al fin y al cabo, el camino le vino dado a la fuerza... Era eso o morir de forma resistida, y la muerte di que nunca fue una posibilidad para el joven Uchiha... Así que, ¿qué iba a hacer si no? Posiblemente en realidad lo hiciera por él, para él, para defenderse a sí mismo de todos, y sentirse útil para sí mismo, mas no por los demás... ¿ qué dogma seguir...? ¿Acaso alguno es real?.

Finalmente recoge todo dispuesto a irse de una vez por todas... El entrenamiento había quedado zanjado por hoy, pero solo por hoy, pues el camino del ninja no llegará a su fin aún, y queda mucho que caminar, mucho que entrenar, mucho que pelear, mucho que decir, y mucho que pensar para tan solo comenzar a plantear el final de esta historia, la caída de esta hoja en el suelo desde el árbol, desde el nacimiento hasta la muerte... O mejor dicho, desde el pacífico principio de la muerte, hasta el doloroso final y melancólico vacío que la propia muerte en sí, en su forma mas pura y vulgar es capaz de producir... Bella y horrenda, solución y problema... ¿bien...? ¿mal...? Acaso s alguien importan estas cuestiones? Pues a Indra si, y la respuesta es que todo se rige al grado de cada una de ellas.

Aún estaba confundido sabía que su nombre era Indra pero su camino ninja ya había sido elegido, tenía que ser Vizard, ponerse esa “mascara” que le habían otorgado sus maestros, su vida, su sentir pues era lo indicado, así con el corazón acelerado los músculos agotados y el sudor corriendo por su frente se mantenía de pie, tenía que hacerlo tenía que ser el mas fuerte, el mas rápido, el mas grande todos. Él tenía que tener esa capacidad para discernir el bien del mal, para elegir que es bueno y malo para los humanos , los dioses se habían ocultado, nadie veía por ellos guerras y mas guerras , acaso era divertido para alguien. Vizard… el guerrero enmascarado , la solemne alma que portaba le daba pie a esa sed de justicia, necesitaba justica real el mundo lo necesitaba y tenía que estar listos , muchos podrían no comprender esta situación o no querer ver la realidad , pero el manuscrito de su abuelo esas enseñanzas antiguas que alguien más le dio él era la verdad , sin duda alguna se debe valorar el honor y la verdad , la humanidad pero cuando esta se ha corrompido una y otra vez , que es lo que queda por hacer… se debe reiniciar todo … el sistema shinobi no servía y una vez mas se veía a flote… aun de joven él lo sabía la guerra los había azotado la traición siempre se ha encontrado , la oscuridad siempre existe donde hay luz, pero si borras las oscuridad y todo es luz por lo menos una sombre se proyectara , Vizard … Indra será la luz y la sombra que el mundo  necesita.

Así el joven y agotado Uchiha se iba a descansar un poco a una  pequeña cabaña que había encontrado o pedida prestado sin permiso más bien, abandonada en el bosque , podría ser la casa de alguien aunque pocas cosas había , solo para evitar el calor y el frio nocturno podría servir, por lo tanto camino a pasos mas relajados mientras estiraba su cuerpo y hacia unas respiraciones que bien le habían enseñado que le ayudaban a fortalecer su cuerpo y su corazón así como a despejar su mente, de esa misma forma se fue caminando por las veredas  y bosques del país del fuego y se alejaba de ese mítico lugar llamado el vallen del fin , si bien poco a poco conocía las aldeas y países del mundo shinobi , aún le quedaba mucho por descubrir el destino tenia marcado en el algo grandioso destino un dios o  la propia voluntad de forjar su camino.


300+ Lineas





| D e v i l s | N e v e r | C r y |

| "Pienso" | Hablo | Narro |

Mascara Yin Kaikishoku | E c l i p s e:

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.