Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


Aguardando la noche. (Pasado, Hana-Orochi)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aguardando la noche. (Pasado, Hana-Orochi)

Mensaje por Orochi el Sáb Mayo 07, 2016 5:25 am

El pasado, tumulto de memorias, enlazadas como los vagones de un tren que corre a todo vapor. Habían pasado diez malditos años desde aquel incidente; y aún golpeaban contundentemente a mi presente los recuerdos de lo que había perdido. Por suerte, los entrenamientos con quien me acompaña me habían ayudado a superarlo en parte, me había vuelto mas fuerte, al menos mentalmente.

-¿Eh Orochi, no piensas bajar?- grito el maestro, un hombre que si bien era buscado por aquellos con los que había hecho toda clase de atropellos, sabía como ingeniárselas para pasar desapercibido entre los ninjas de otros países.

Observé desde la cubierta del barco el solitario horizonte, encendido por la línea del dorado crepúsculo. Aquellos últimos rayos del astro rey bañaron mis ojos, mientras las apresuradas olas del mar a lo lejos calmaban mi alma. Desvié entonces la mirada hacia el maestro, asintiendo con la cabeza. Entonces caminé, practicando incluso allí el sigilo, despacio para que mis pasos no provocaran sonido en la madera. A penas tenía quince años, tenía mucho camino que recorrer. Estando ya sobre el terreno de aquel país, pregunté al maestro sobre el lugar; y solo recibí un silencio sepulcral como respuesta. Tan solo avanzó con su maleta y aquella vestimenta color verde, sucia y haraposa. A vista de los allí presentes, nosotros solo eramos el nieto y el abuelo pasándose unas vacaciones. Yo por lo tanto, tan solo le seguí como su propia sombra, adentrándonos en la multitud del muelle, pronto la noche caería...

Volver arriba Ir abajo

Re: Aguardando la noche. (Pasado, Hana-Orochi)

Mensaje por Hana el Sáb Mayo 07, 2016 9:58 pm

Hana a los quince años:

Había sido una larga jornada de estudio en la academia, me la pase leyendo libros a más no poder y por si fuera poco, me quede castigada por haber lanzado la bola de papel que en un principio me la tiraron a mi. Mis padres seguramente estaban  y yo no sabía con que cara iba a explicarles lo que paso, me imagino a mi madre gritando ''¡HANA! ¿Dónde demonios has estado?'' mientras que mueve su dedo indice de arriba abajo. Por otra parte mi padre estará sentado tras ella con una pipa en la boca moviendo la cabeza en señal de decepción, sin rechistar ni una sola palabra lo cual es una tortura para mi persona.
Lo más fastidioso de todo es que cuando uno tiene prisa parece que todo el mundo se mueve con lentitud, por más que intente cruzar entre los ciudadanos de Iwagakure sin parecer grosera ellos no se mueven lo necesario, y si lo hacen, es a paso de tortuga.

—Con permiso... Cuidado... Por favor muévase... —

Para agregar más sal a la herida, la espalda me pesaba una tonelada debido a la mochila carga de materiales escolares que llevaba dentro, además estaba haciendo un equilibrio sobrehumano para poder ver con las montañas de libros que rebosaban mis manos.
No quería llegar tarde para cenar o la reprimenda de mis padres sería peor que un infierno, la voz de mamá es tan chillona e insoportable, no entiendo como papá convive con ella día a día desde hace años, si yo fuera él habría cruzado una soga por mi cuello y la hubiera atado a un árbol.

—¡Espera! ¡¿Qué haces?!—

Dije alborotada al sentir como un muchacho de cabellos marrones y enmarañado me estira las riendas de mi bolso para arrebatarlo de mi espalda, al estar tan cargada de cosas caí torpemente al suelo y el joven fácilmente hurtó mis pertenencias para irse corriendo.

—¡Detenganlo por favor!—

Grité otra vez, muchos a mi alrededor se quedaron anonadados por no saber que hacer así que comencé a perseguirlo dejando los libros tirados en el medio de la calle, intentaba alcanzarlo pero ya me llevaba demasiada ventaja. Para mi suerte conocía esta aldea como la palma de mi mano y era obvio que se dirigía al puerto. Corría y corría sin parar, abriéndome paso entre las personas con mis brazos e intentando no perderlo de vista, el muchacho tiraba barrilles y basureros como obstaculo pero agilmente logre esquivar la mayoría de ellos.

—¡Devuelveme mi mochila! ¡No puedo perder esos libros!—

Finalmente llegamos al puerto, el olor a pescado se adentraba en mi nariz de una forma tan afilada que no pude evitar poner la cara como si hubiese chupado un limón, no podía perder mi mochila así de fácil, todo mi material de estudio se encontraba ahí, necesitaba un milagro.


Gracias Miu, magnifico. La mejor firma.:

Tipos de Apariencia:

Rostro:

Volver arriba Ir abajo

Re: Aguardando la noche. (Pasado, Hana-Orochi)

Mensaje por Orochi el Dom Mayo 08, 2016 5:16 am

Voces por aquí, voces por allá. Maldiciones, negociaciones se llevan a cabo en aquel muelle iluminado por una luz que se extingue, como el vigor de aquellos que iniciaron el día. Bien era visto y escuchado que, no todos estaban cansados al final del día, algunos niños corrían con sus maltratadas canastas llenas de peces a encontrarse con mi guía, con la esperanza de poder vendernos algo. En vano todas sus palabras de ventas, aquel no era el mejor pescado del mundo.

Olor a sal, olor a algas y peces de varios días, fragancia a mis orificios nasales. A medida que avanzábamos el camino tomaba otras formas, las estructuras parecían ir mejorando a la vista en comparación con la parte inferior del puerto, donde se encontraban aquellos que luchaban por la existencia, pobres diablos olvidados por dios. Entendía pues, que aquella era su cruz; y que sus vidas giraban entorno a lo que sabían: solo ir de pesca, tan solo vender...

Los años habían pasado, pero no habían sido en vano, me había preparado para no ser un don nadie. Las aspiraciones como shinobi ya corrían por el mundo imaginario de mis pensamientos, de no tener nada a tenerlo todo, aquella era la meta principal. Observando ahora con mas atención, podía ver el hermoso diseño de las estructuras que conformaban a lo lejos el país de la roca, el castillo del daimyo se alzaba sobre las demás edificaciones, colores de puras rocas y rojos tonos decoraban sus tejas.

Más hacia el centro avanzamos, recorriendo el lugar como si fuésemos de allí. Dejarme a mí solo deambular sería como dejarme en un desierto sin saber a donde ir, más sin embargo, éste no era el caso de aquel viejo trotamundos, conocedor de lugares insospechados. Mientras caminábamos, pude ver algo entre uno de los callejones a través de esas miradas fugases que solemos dar. Entonces, tras haber desviado la mirada hacia otro punto, la parte inconsciente del cerebro me hizo recordar que algo estaba pasando y que la intranquilidad rompía el espacio. Miré de nuevo mientras me detenía a espaldas de un chico sosteniendo una mochila y, delante de éste, una joven gritando le devolviese lo que le pertenecía.

El ver esta escena me hizo ir al pasado, ese tiempo cuando también me habían robado algo. Entonces todo ocurrió de prisa, el recuerdo de la sangre y el arrebato hicieron estallar en mi torrente sanguíneo la adrenalina. Mis ojos se ensartaron cual loco histérico, los dedos de mis manos apretaron con las uñas hasta el punto de hacer sangrar mis palmas; y corrí hacia el muchacho, poseído por una fuerza que no tiene nombre. Para cuando el pobre muchacho se iba volteando al escuchar mi fuerte recorrido, mis piernas se tensaron, generando un salto hacia aquel que había tomado por contrincante. El puño acompañó mi acción, impactando cual batazo en la redonda nariz del usurero. Aquel joven ni gritó, sus ojos buscaron las estrellas en la inconsciencia, cayendo al suelo mientras la nariz le sangraba. Le vi con el puño ensangrentado, tendido en el suelo con la boca abierta, entonces fui hechizado por otro impulso mayor, sentía que debía matarlo...

Volver arriba Ir abajo

Re: Aguardando la noche. (Pasado, Hana-Orochi)

Mensaje por Hana el Dom Mayo 08, 2016 6:37 am

Las piernas ya me temblaban de correr tanto, mucho no podía esperarse de una adolescente delgada como alfiler además me encontraba cansada y hambrienta, era frustrante la impotencia que sentía con la idea de tener que resumir todo lo que tenía otra vez, en esos cuadernos literalmente se encontraba todos y cada uno de mis días de estudio en la academia, no solo mis padres iban a matarme sino que mi sensei y profesor de clase también.
Entonces caigo de rodillas al suelo totalmente sumida en mi derrota contra aquel ladronzuelo ¿Cómo esperaba convertirme en una buena kunoichi si no podía siquiera alcanzar a un simple crío? Que mal chiste...

—No se si me siento estúpida por no atraparlo... O porque deberé comenzar de nuevo todo...—

Me dije a mi misma apoyando mis manos a ambos lados de la cabeza con el ceño fruncido, pero entonces un fugaz huracán cruza a mi lado y realiza un salto magnifico. —¿Quién era ese chico? No lo había visto por la academía jamás...— Pensé mientras observaba la escena, de un golpe lo dejo soñando con las estrellas y parecía que iba a atravesarle el craneo por segunda vez.

—¡Espera!—

Grité poniéndome de pie para correr hacía él y tomarlo del hombro en una forma un tanto brusca.

—No merece tal acto de piedad...—

Entonces tomé mi mochila y le regale una gran sonrisa, al verlo presencie cara a cara al joven que me había salvado de semanas infernales sentada en un banquillo. Era igual de pálido que yo o quizá más, cabello negro como un cuervo y una sonrisa afilada. Sus ropas eran un desastre, al parecer provenía de una familia humilde pero eso no fue una escusa para ser irrespetuosa con mi héroe.

—Soy Hana, un gusto.—

Le estreche la mano, era fría como un cadáver.

—En serio me has hecho un gran favor...— Sonreí. —¿Puedo invitarte a cenar para agradecerte?—

Y si, mamá si me advirtió de los extraños, pero tampoco tenía otra cosa que ofrecerle, además no creo que dos ladrones se pongan de acuerdo para fingir un falso atraco y así conseguir entrar fácilmente a mi hogar.


Gracias Miu, magnifico. La mejor firma.:

Tipos de Apariencia:

Rostro:

Volver arriba Ir abajo

Re: Aguardando la noche. (Pasado, Hana-Orochi)

Mensaje por Orochi el Mar Mayo 10, 2016 2:13 am

La adrenalina corría junto al cortisol, avivando aquellas emociones ante el recuerdo y la sangre. La gente miraba, algunos más que otros; y luego retomaban sus caminos, una pelea mas en el barrio era algo normal para todos. El viejo maestro se perdió entre la multitud, pero sabía bien sobre mis actitudes, estaba allí entre la gentuza del pueblo, observando parte del resultado de mis entrenamientos, no solo me había vuelto más fuerte, sino también mas sádico en esos momentos cuando la mente estaba sin control, cuando cada célula de mi ser conspiraba y me incitaba cometer el pecado de "no mataras". Entonces mande a dios a la mierda y levante el puño, pero entonces su voz alteró mis sentidos y sentí su mano arrebatar en un fugaz movimiento mi acto.

Escucharía sus próximas palabras para empezar a sentir la calma que otrora mantenía preso mi salvajismo. Había escuchado sobre las técnicas genjutsu y estaba ya navegando entre las técnicas de sellado gracias a mi origen de casta; si se le pudiese colocar una especialidad a su habilidad para calmar en un segundo mi huracán interno, sería una de esas dos. Mis ojos apuntaban a su esbelta figura, desde los pies hacia su cintura la mirada recorrió mientras ella tomaba la mochila. Y luego escuché su nombre, uno que no olvidaría seguramente ante la obviedad de aquellos extraños sentimientos que empezaban a tomar control de mi mente. Intenté hablar, más no podía, era la primera vez que estaba tan cerca de una joven que, como yo, era pálida como los muertos abandonados por las aguas del mar y sus cabellos, puros como el níveo invierno. Intentaba reaccionar ante aquel maldito hechizo, pero todo seguía igual, ella se daría cuenta de que mis ojos solo contemplaban ahora su mirada. A pesar de todo, ella no sabía que mis acciones habían sido a causa de otras cuestiones y no porque estaba siendo víctima, yo no era un héroe, de nada servía serlo en ese momento. Su sonrisa fue sincera ante mis ojos, así que respondí a ella de la misma forma para por fin reaccionar y, como si alguna otra fuerza interior me diese la voluntad para contestar a su pregunta abrí mi boca para hablar, sin embargo...

-¡Eeeh aquí estas Orochi! Corre tenemos que irnos, recuerda que solo estamos de paso...- diría con un perfecto sarcasmo propio de el.

-Ella es Hana... quiere que la...-

¡¿Quéeee!? ¡Hanita encantad! diría con una amplia sonrisa. Su blanco bigote como su barba resaltaban a la vista, dándole incluso un aspecto cómico por la forma curva en la que se la había peinado. Se acercó a ella para intentar hablarle al oído, yo tan solo suspire del aburrimiento, me había jodido la película como siempre.

-Veras, de verdad nos encantaría acompañarte, pero vamos con algo de prisa sabes.¿Quizás otro día? jojojojo.- sonrió mientras empezaba a caminar, una clara señal de que debía seguirlo sin retraso alguno.

-Disculpa, el es así, pero tiene razón, siempre que viajamos no duramos mucho tiempo. El es mi sensei, mi nombre es Orochi. Mucha suerte.- diría para abandonar el lugar, sin saber si la volvería a ver algún día...

Volver arriba Ir abajo

Re: Aguardando la noche. (Pasado, Hana-Orochi)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.