Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


Justicia de Hierro | Samurai | Pasado (Trama) .

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Justicia de Hierro | Samurai | Pasado (Trama) .

Mensaje por Vizard U. el Jue Mayo 12, 2016 1:08 am

¿Alguna vez te has preguntado si eres libre? ¿Si vives en la realidad o en la ilusión? ¿Si todo lo que has aprendido sobre tu origen es correcto? Las respuestas están allá afuera... Y están escritas en sangre. Los hombres justos luchan por aquello que aman... Por el equilibrio en sus vidas y en el mundo en que nacieron. Lamentablemente... No todos los hombres tienen esos conceptos de justicia. A veces la Justicia trae dolor.


| Bajo ese concepto se rigen los pensamientos de un joven que ha sobrevivido a las dolencias más rapaces de la vida  y más de la vida de un guerrero, pero que podría esperar de su futuro si aquella persona en la única que podría confiar no está con él, su abuelo un sabio, un conocer de lo antiguo y de lo nuevo aquel que le dio el consejo de no confiar ni fiarse de nadie  y de que la justicia debe prevalecer a cualquier costo, que aquellos que se corrompen hacen daño no solo a sí mismos si no como agua turbia que llega a un rio , este se comienza a infectar de una pequeña parte del todo. Podría ser insignificante pero si aquello que afecta y pudre a los demás es la piedra angular, ¿qué se puede esperar? En algún momento eso afectara a todos y traerá maldad y oscuridad, una que será más difícil de erradicar que causara violencia y guerra.

En el país del hierro en las frías y gélidas de este país lleno de guerreros altamente honorables en su mayoría, un lugar que tiene costumbres y leyes un tanto diferentes a los demás países y aun mas a las aldeas  de ninjas que puedan estar  a su alrededor, pero en lo mas profundo de las heladas dunas de este lugar , se encuentra una aldea guerrera, famosa en parte por su líder y sus samurái de gran mentalidad férrea y decidida, estrategia en batalla capaces de diseminar centenares de enemigos al filo de su espada, cada vez se hacían mas famosos , enemigos que quedaban vivos decían ver ilusiones terroríficas, demonios que los aprisionaban , cosas que aparecían de la nada para impedir sus movimientos y de tal forma quedar inmunes ante  los soldados de la aldea de las noches. Pero estos cuentos no eran mas que la habilidad de la ilusión que poseía Vizard, el cual era considerado un gran guerrero samurái por sus compañeros y por el líder de su aldea Nobuhide, su maestro y el que le enseño parte de lo que tenía que aprender para convertirse en un samurái, dejando de lado su pasado como shinobi, pero conservando las habilidades inherentes a su sangre. Eso atraía a unos mas que otros... preguntándose del poder y la habilidad de Indra... o mas bien como ahora era conocido Vizard el guerrero enmascarado, poco expresivo y con gran sentido de la justicia, despiadado si era necesario, frio se era meritorio.

La aldea de las noches se hacía conocida cada vez un poco mas para aquellas potencias que necesitaban servicios de guerreros para limpiar la basura por ellos... erradicar enemigos molestos o simplemente causar presión social en algún punto, de cierto modo los miembros de esta aldea eran temidos y odiados, en lugar de honrados y que signifiquen paz , Vizard entendía que las cosas eran así pero ya habían crecido ya eran mas , eran una aldea. Situada entre pantanos en lo mas profundo de las gélidas tierras mas tenebrosas y despiadadas del país del hierro ahí pasando ese umbral  tétrico que formaba la propia madre naturaleza alejando forasteros de mala muerte y ahuyentando aun a los propios animales , como osos , lobos y demás pues era un peligro cruzar aquellos pantanos rodeados de arboles torcidos que daban un toque muy oscuro a la entrada de la aldea. Aun cuando era dia el sol poco y podía alumbrar ahí primeramente por la densidad de las nubes llenas del frio que envuelve todo el país del hierro,  el propio ambiente gélido impedía  al astro rey siquiera alumbrar como es debido y en la aldea de las noches no era la excepción... pero tenía su magia su lado atractivo aun en la oscuridad que se veía rodeada de noche... el cielo era especial en esa zona , auroras boreales... estrellas mas cerca que en ningún lugar, la soledad daba sabiduría pues la mejor forma de superar cosas es superando tu propia voluntad tus propios límites, eso hacía que los guerreros de la aldea de la noche no fueran como muchos pensaban que podrían ser , sádicos, brutos , ansiosos de sangre. Era todo lo que tenia ahora  Vizard esta aldea... donde la noche no era temida... si no mas bien aguardaban por ella. Noche fabricadora de embelecos, loca, imaginativa, quimerista, que muestras al que en ti su bien conquista, los montes llanos y los mares secos; habitadora de cerebros huecos, mecánica, filósofa, alquimista, encubridora vil, lince sin vista, espantadiza de tus mismos ecos; la sombra, el miedo, el mal se te atribuye, solícita, cautivadora fría, manos del bravo y pies del fugitivo, tenebrosa y cuidadora de los sigilosos, abrigadora de los desamparados y temerosos. La noche cuanto mas oscura esta significa que pronto saldrá el sol. El sol está por salir.

Entre pequeñas construcciones con el estilo particular de esta zona del país del hierro se erguían las casas de los samurái con un color ébano y mostrando a sus aldeanos y guerreros en sus cosas habituales como relojes donde cada engrane se mueve a un ritmo sin diferenciar del otro,  cada quien ejecutando lo que estaba a su disposición, preparándose para la siguiente batalla, había llegado un contrato de un país llamado Amegakure donde mas que una recompensa como tal era una invitación abierta visitar el país de la lluvia, algo único se estaba suscitando ahí. Según le fue informado a Vizard por parte de su maestro Nobuhide.

| Estoy listo para ir Maestro... |

Musito encontrándose sobre sus rodillas meditando  sobre  la alfombra que se encontraba sobre el cuarto sagrado de su maestro, ahí donde su armadura era mostrada y esta reposaba en la madera que la sostenía al igual que sus katanas, únicas en belleza y letalidad.

| Esta vez Vizard no iras tu... este es un trabajo que solo yo puedo hacer porque me dará el poder que necesito para controlar otras aldeas por fin... yo podre doblegar a aquellos que nos obligaban... |

Dijo el maestro mientras se encontraban algunos compañeros de Vizard presentes, estos asentaron la respuesta de Nobuhide y decidieron levantarse y dejar que el líder decidiera. Pero Vizard sabía que ese no era el pensamiento de su maestro, él lo conocía mucho mas que cualquier persona, sus expresiones, sus palabras y la forma en que estas exhalaban de sus adentros decían otra cosa que solo alguien tan analítico y pensante como Indra podía entender y aun mas que el único que podría realmente esconder algo era el propio Indra... o bien Vizard.

| De verdad planea eso Maestro... | Dijo con un tono irónico a pesar de que no era común en él | No querrá acaso obtener el tesoro por algo mas grande que el crecimiento de esta aldea que cae a pedazos porque nuestros guerreros van a morir por otros que no dan mas que... dinero inservible para nada... los cambios no los vemos... dice; Maestro que usted hace lo posible por el bien de la aldea. |

Nobuhide volteo hacia Vizard que estaba de rodillas con la cabeza agachada su larga cabellera llegaba a los suelos su cuerpo lleno de vendajes era observado por él algo que ocultaba Vizard era todo de su oponente hasta la reacción muscular, algún indicio todo era oculto bajo sus vendajes que llevaba hasta la zona de la nariz su largo cabello ocultaba de igual forma otros movimientos, sin que este le estorbara en lo mas mínimo.

| Eres muy suspicaz Vizard-san, de verdad todo este tiempo te observado y creo que lo sabes, yo se tu secreto yo  conocí a tu padre y sé que ocultas... pero tus preguntas e insinuaciones están salió de tu cargo... Guerrero. |

Nobuhide tomo su Katana al tiempo en que Vizard se levantaba con gran velocidad echándose un par de metros atrás en el salón donde se encontraban, era bastante grande , y se podía ver el resplandor brilloso del  "La Yoroi" o la armadura samurái de donde su maestro tomo una de las katanas.

| Este momento iba llegar... eres  lo que está haciendo pudrir a esta aldea... que te prometieron , cediste a los deseos de tu carne... tal cual varios líderes de aldea pequeña... que te prometieron ser un poderoso hombre rico... o vivir una pacífica vida sin necesidades... | Su mirada se elevaba hacia donde está su maestro, aun siendo mas alto se iba reincorporado del suelo hasta quedar de pie | No saldrás de aquí con vida el que viva... contará la historia yo diré la verdad y lo querrás evitar y tú te aseguro que tu mentiras... dirás que enloquecí... o que intente robar... reiría ahora si en mi voluntad hubiera ese sentimiento, si tuviera ganas de hacerlo... |

Vizard activo su sharingan de tres aspas se podia ver los ojos carmesi en sus orbes abiertas de par en par su cabello ondeaba suavemente por el viento que se introducia en este salon, ya que habia roto la puerta trasera de este mismo al  ponerse en modo defensivo, su propio impulso y fortaleza era capaz de generar esos estragos en el ambiente.

| Vaya que has mejorado , de ser el pequeño niño que fue abandonado... y tienes el sharingan tu padre estaría orgulloso, pero lo sabia era cuestión de tiempo que murieras tras todas las misiones a las que fuiste mandado justo como mi amigo y líder de la aldea aliada de guerreros , la aldea de la luz, en el país de la cascada sugirió jajaja pequeños y estúpidos shinobis... creen tener la justicia y el poder de decidir en sus manos... pero que es lo que ocurre te has encontrado con la muerte Vizard-san tus ojos serán aquello que me  llevara aún mas lejos de lo que pude planear... no quiero una vida pacifica, pero conseguiré la forma de engañarlos a todos para que me sirvan a mi y no a su sangre a mí y no a su casta a mí y no a sus ideales... tonto Vizard. |


El maestro se plantó con sus pies bien firmes en posición defensiva con su Katana, desafiando a Vizard, mirando directamente a sus ojos... conocía el sharingan sabía que Vizard lo poseía, sabia de las historias de su gran poder, pero en su locura y codicia olvido el detalle mas simple, no mires a un Uchiha y menos a los ojos... pero parece ser inevitable no mirar al brillante par de rubís que sobre salen de la mirada de un Uchiha.

| Nobuhide... esto termino justo en el momento en que decidiste obtener mi sangre y mi herencia... mi poder el Sharingan si te lo he mostrado a ti es por qué no lo volverás a ver... aquel que mire mis ojos, su destino es la muerte, es la sentencia dictaminada por un ser que esta sobre otros... pues aquel que imparte la justicia de buena manera... no es mas bien un Dios... ¿ o no ? |


Musitaba con voz relajada sus ojos penetraban el alma de su maestro el cual se mantenía paralizado sintiendo como estacas de madera salían del suelo y del techo para atravesar su cuerpo y dejarlo inmóvil, era una ilusión del sharingan era el poder de sus orbes escarlata el legendario clan Uchiha aparecida en la aldea de las noches.

| Tu... maldito... que has hecho... |

Decía con voz desesperada el maestro que se arrodillaba ante su alumno, un corrompido lider debía ser cortado antes de que afectara a  sus vasallos.

| Te daré una muerte digna Nobuhide. |

Con una calma única y totalitaria como si nada malo sucediera, Vizard se movió hacia su maestro tomando el tanto un cuchillo más pequeño que portaba este, para  desenfundarlo y clavarlo en su abdomen, penetrando lo profundo de su vientre, provocando la muerte de un samurái el Harakiri.

| Seppuku... |

Al tiempo su sangre era derramada y moría sin poder siquiera gritarle a sus ancestros el perdón por sus actos, en eso otros guardias iban llegando, pero en la escena se veía solo a Nobuhide enterrándose su propio tanto y muriendo en el acto. Pedían una explicación, Vizard salió del salón mientras estos se alebrestaban, los miraba a los ojos, antes de morir Indra obtuvo la información que necesitaba sobre quienes eran confiables en la aldea y quienes eran traidores basándose en esto de la misma forma hizo que sus enemigos acabaran con sus propias vidas... sin duda alguna las ilusiones del Uchiha eran sobresalientes y mas aun para quienes en su vida habían vivido una puesto que eran tan nítidas eran ilusiones , no es que Vizard o Indra los controlara es que estos en su afán de vivir terminaban por ejecutar el Harakiri con sus propias manos muriendo con la poca honra que les sobraba. Los pasos del Uchiha lo llevaban a una pequeña explanada de la casa principal, la casa del líder samurái donde ahí observaban los guerreros esperando la noticia de cuando era momento de moverse.

| Hermanos Nobuhide a muerto... encontré cartas y certificados de tierras y dinero  un cargo honorable otorgado por  el feudal del país del Rayo y del País del Agua... nuestro maestro... era un injusto y tal  cual su muerte era lo correcto... por favor concéntrense en mis palabras. No podemos seguir con esto... el ellos nos habían vendido a morir en batalla hasta el exterminio... hasta que dejaremos de ser útiles. | Aumento su tono de voz. | Hermanos yo Vizard yo... Indra Uchiha los llevare a la paz a la gloriosa paz... desde hoy viviré para ustedes y por ustedes, nuestras familias nuestros pequeños hijos, nuestras madres y hermanas, por la gloria de nuestros ancestros. |

Pauso por un momento mientras los anonadados Samurai terminaban por comprender todos desenvainaban sus katanas en la mirada de Indra se veía el sharingan ellos sus hermanos de armas lo reconocían él los había traído a salvo decenas de veces que podrían haber muerto.

| Samuráis  es hora de surgir de las tinieblas es hora de llevar la noche... seremos la sombra en la oscuridad. |

Había conocidos ahí con el que escucharían lo ocurrido entre ellos su compañero al que mas honor le debía pues compartían conocimientos y pensamientos parecidos si bien uno tenía un sentido mas sanguinario que otro Luxus era tanto sobreviviente de la guerra como lo era Vizard, ambos con nombres que aludían a su forma de guerrear, Luxus era totalmente diferente a un samurái común el llego por cuenta propia buscando cobijo y encontró familia. Vizard sentía lo mismo ahora sus hermanos samurái y el acabarían con la injusticia del mundo  y el primer paso era visitar la aldea de la lluvia y de ahí saber a la brevedad los detalles de otro hombre que compartía su pensar, que podría estar en peligro. Ya le había comentado a Luxus que él se alejara de la aldea de las noches en dirección al país de la cascada en búsqueda de aquel nuevo hermano de armas, con el cual ya había librado más de una batalla donde pudieron haber perecido de no ser por las habilidades de los mismos además de que ambos compartían un lazo sanguíneo no de forma directa pero su casta era la familia Uchiha y de ahí la confianza que surgió a flote  de salvarse   la vida una al otro en más de una ocasión. Vizard emprendió su viaje tras dejar arreglos en la aldea de las noches era tiempo de moverse, visitar la lluvia y de ahí dirigirse a saber sobre la circunstancia de su camarada.
|





| D e v i l s | N e v e r | C r y |

| "Pienso" | Hablo | Narro |

Mascara Yin Kaikishoku | E c l i p s e:

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.