Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


[ Entrenamiento ] - No sense

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Alert "Zero" el Jue Mayo 19, 2016 11:16 pm

Entrenamiento
El va y ven de las personas por la biblioteca de kirigakure mantenían un estricto sigilosismo, como espectros silenciosos. Cientos de pesados estantes que sostienen un sinnúmero de documentos, antiguos y recientes, vetados y públicos. Y entre ellos, las personas. Algún hombre o mujer caminando por los interminables pasillos para encontrar un simple pedazo de papel. O lo que esconde. Y más allá de ellos, en un apartado lejano, entre aquel amasijo de documentos, un hombre atractivo sonríe con todo el júbilo que le permite su marchitado corazón. Zero.

Estiró su brazo hasta los niveles superiores de un estante. De ahí sonsacó un pequeño pergamino, amarillo y descuidado. Sus dedos lo manejaron con el cuidado de un amante, notó su tacto frío y calloso, los secretos guardados bajo tinta. Sin prisas, lo llevó a uno de los escritorios que se ofrecen al público y retiró las cintas de cuero que lo mantienen plegado. — Te encontré — Susurra el pelinegro, leyendo los primeros símbolos sobre el viejo papel. Una delicada y cuidada letras, que solamente reza Kokufu, “Aliento Negro”. Una de las técnicas ocultas de su clan. Un secreto que le negaron en su tiempo, pero que ahora, al fin… había encontrado. Con júbilo, sus ojos siguieron las líneas de tinta. El lenguaje estaba codificado, pero le habían enseñado a traducirlo desde su más tierna infancia. Era como leer a la luz del día. Simple y tan fácil como respirar.

La técnica era de un nivel bajo, por lo que su aprendizaje debería ser sencillo. El simple empleo de los cuervos para generar una nube de humo, lo suficientemente densa para segar a cualquier persona contenida en su interior. Tan negra como una mancha de tinta. Perfecta para pequeñas tácticas de combate, sin poner en riesgo su seguridad. Zero permaneció unas horas investigando el pergamino y sus secretos, hasta su última gota. Después lo devolvió a su sitio, con el respeto que merece el lugar, y se marchó a entrenarlo.

Toda una noche comandando sus aves para que formaran chakra en su pecho y exhalaran humo. Una cantidad lo suficientemente sustancial para cubrir la vista. Con suficiente volumen para adquirir grandes dimensiones, con la fuerza espiritual necesaria.


Kokufū - [ 黒風, Aliento negro ]: los cuervos exhalan un gran volumen de humo, con el que cubrir sus acciones. Para cuantificar el volumen, se determinará que cada punto en ninjutsu implica un metro de radio. Una técnica de elemento fuuton puede disiparlo fácilmente.      [ Coste : -3Ck ejecutar. ]




Volver arriba Ir abajo

Re: [ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Alert "Zero" el Vie Mayo 20, 2016 4:01 pm

Entrenamiento
Un paso inocuo sobre la hierba se abrió camino entre los rosales que decoran el jardín, la naturaleza sede a sus pies. El viento gime entre los árboles y trae consigo pequeñas hojas, dobladas a su capricho. De fondo, el sonidillo distante de las personas desde el interior del edificio, la biblioteca shinobi, y un vociferante suspiro se sacudió con él. Sus dedos se movieron cansados sobre un puñado de documentos. Los sostiene en alto, distraídamente mientras lee el contenido. Por la superficie de blanco impecable, se muestran dibujos detallados sobre el cuerpo humano, su anatomía. los flujos de chakra que recorren el cuerpo y su empleo para el mantenimiento de la vida. Ése era el tema de su estudio: la medicina. Una materia apasionante, a la par que agotadora.

El caballero dejó caer los papeles sobre la hierba. Cansado, lleva las manos a su cabello, apartándose los largos mechones que nublan su vista. Tres pasos, pensativo, y se sienta. — Apasionante. — Murmura con ironía, recogiendo y recolocando sus apuntes en orden. La luz acaricia sus manos. — Dibujos, papel y tinta. Apasionante. — Su voz aquejó las horas de estudio, las noches en vela, los desvaríos de los instructores. La rama médica es uno de los campos menos comunes del mundo shinobi. Como unidades de apoyo, no se sitúan al frente de la batalla, donde sus vidas quedan en riesgo, sino tras las filas, atendiendo a los heridos.

No le será fácil continuar con aquella fachada. No anhelaba éste poder para ayudar a otros, sólo a sí mismo. El mundo no puede esperar recibir su favor sin nada a cambio, incluso una pequeñez... no es gratuíta. Quien lo piense, no es más que un ingénuo. El caballero enturbió su mirada sobre los papeles y desplazó el montón a un lado. — ¿Concentrado en sus estudios, señor Zero? — Una voz se mece sobre el aire. El pelinegro eleva su rostro, encontrando a uno de sus instructores a pies de la hierba, sin cruzarla. Se levantó con el respeto que le debe corresponder. — Señor Imube... — Se inclina ligeramente. El instructor hace una seña con la mano, indicando que las formalidades (al menos, las más estrictas) no eran necesarias. — Debería relajarse. Disfrutar del paisaje. Aún es joven, tiene mucho tiempo por delante para terminar sus estudios. ¿Por qué tanta prisa por aprender?  — Zero muestra una sonrisa convincente, como si la inocencia no hubiera abandonado su cuerpo hace años. — Hay alguien que me necesita. Debo aprender, por esa persona. — La mortecina luz vislumbra su rostro y da peso a sus gestos cansados, como los de un anciano. Por supuesto, todo aquello era una mentira, pero... ¿sería ese hombre capaz de ver más allá de su máscara? — Oh, creo que te entiendo. El deber pesa más que los placeres.  — Parece que no. — Usted mismo lo ha dicho. — Fuerza otra sonrisa, más débil que la anterior. El instructor Imube le observa con atención, durante unos largos segundos, como si pensara algo. — Acompáñeme, joven.  — Sentencia con seguridad, haciendo un gesto con los dedos, se da la vuelta y vuelve al interior del edificio. Zero recoge sus papeles, los guarda en una pequeña bolsa y lo sigue con premura. El instructor no parece dispuesto a esperar.

Juntos ascendieron por los pisos de la biblioteca, hasta una zona vedada al público. El instructor extrae una llave de su bolsillo y abre la puerta de su despacho. Un soplo de aire viejo y polvo cruza el portal. Zero mira a su instructor, fingiendo inseguridad. — ¿Señor? — Imube hace un gesto desdeñoso y entra. Camina por todo el despacho, hasta su escritrio. Se inclina un poco para alcanzar los compartimentos menores. Uno de ellos cuenta con una cerradura. La abre con su llave. — Tengo algo que quizás le ayude en sus estudios.  — Introduce la mano en el cajón y agarra algo pesado. Cierra el cajón y se levanta. Es un pergamino, relativamente nuevo, con bordados de tela y de gran tamaño. — Como es de esperar, en la biblioteca tenemos ciertos materiales vetados al acceso público. Algunos por su valor, otros por su rareza... o incluso peligrosidad. Éste es uno de los valiosos. — Le ofrece el pergamino, y Zero lo toma. Hay unas palabras en su superficie: "El saber hace al hombre".

Lo señala con simpleza. — Está escrito por Hiromi Shinya. Lleva a la práctica técnicas médicas mucho más actuales que esos papeluchos que llevas a todas partes. Una investigación innovadora. Te resultará útil. — Imube se de la vuelta, mirando al exterior a través de las estrechas rendijas de su ventana. Zero guarda el pergamino entre su bolsa, ligeramente conmovido a pesar de su mortecino corazón. — Muchas gracias, señor. Haré que su ayuda merezca la pena.  — El se gira, sorprendido, para mirar a Zero. — ¿Sigues aquí? Creía que tenías prisa por aprender. —


Dominio de la especialidad médica, cincuenta líneas.




Volver arriba Ir abajo

Re: [ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Alert "Zero" el Sáb Mayo 21, 2016 3:23 pm

Entrenamiento
El pergamino de Hiromi Shinya albergaba profundos saberes en la medicina. Zero lo reconoció nada más desplejar las hojas, la cuidada letra sobre el papel, el lenguaje técnico que manejaba... todo denotaba experiencia. La ayuda que necesita para aprender. La auténtica pregunta es, ¿por dónde comenzar? ¿Desde el inicio? ¿A mitades? Debería establecer objetivos a su nivel. Buscar las secciones más básicas y dar comienzo con ellas. Le costó treinta minutos encontrar la adecuada. Sus ojos apuntaron el escrito en el papel, "Shōsen Jutsu", traducido literalmente a la Palma Recuperadora de chakra. Una técnica sencilla que acelera la cicatrización de las heridas. Simple chakra, sin intervención de artilugios médicos o un conocimiento demasiado profundo del cuerpo, salvo la forma de la herida y los tejidos implicados. Algo dentro de sus posibilidades.

Llegado a éste punto, Zero memorizó la teoría de la técnica. Cada punto y apartado lo salvaguardó en su memoria. Los pasos hacer, sellos que hacer, el procedimiento adecuado según sea el caso. Y los límites de este pequeño milagro. Después, debía practicar. ¿Y dónde mejor que en un hospital, donde tendría oportunidad de poner su práctica en el cuerpo de heridos deseosos de ser ayudados? A veces, la desgracia ajena resulta beneficiosa.

El pelinegro marchó al hospital y se registró como voluntario a ayudar. Pronto le llegaron los primeros pacientes. Hombres, mujeres y niños con rasguños muy leves o infectados. Los casos más sencillos. Zero limpió las heridas y aplicó chakra sobre ella, para que cicatrizaran en escasos segundos. El brillo leve que emitían sus dedos pusieron nerviosos a algunos, y Zero se vio obligado a tranquilizarlos, asegurándoles que no es dañino. Una simple técnica curativa de bajo grado. Con la insistencia adecuada, terminaban cediendo y lograba aplicarles la técnica. Al cabo de unos escasos días, la Palma Sanadora resultaba tan sencilla como respirar.


Palma Recuperadora (掌仙術, Shōsen Jutsu) es un Ninjutsu Médico básico en el cual se acumula chakra en la mano y al, transmitirlo por una herida, se acelera el proceso de cicatrización de la misma logrando detener hemorragias internas o externas. Se caracteriza por que el chakra que se genera toma un color verde.
Chacra: -3, mantener:-1




Volver arriba Ir abajo

Re: [ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Alert "Zero" el Sáb Mayo 21, 2016 8:18 pm

Entrenamiento
Bajo las ruinas de su hogar, aún yacen ocultos una pequeña perte de los secretos de los O'Tengu. Entre una de sus escasas visitas al viejo lugar, Zero encontró un pequeño pergamino. Una sencilla anotación en tinta licuada, sobre una técnica capaz de generar réplicar a partir de los propios cuervos. ¿Es éste hecho posible? Con sus posibilidades, Zero no tiene más remedio que tratar de descubrirlo. Con el papel rasgado a aún en manos, caminó hasta uno de los solares de la aldea más apartados. Donde existiera una cantidad menor de testigos, y su incomodidad (y cualidades) quedaran ocultas en el grado de lo posible. Sacude sus prendas del polvo en silencio, concentrándose en las fluctuaciones de su propio chakra.

Ejecuta un sello, la "Danza Silvestre". Un número constante de cuervos comienzan a desprenderse de su cuerpo, como si formaran parte de él. Sus prendas oscuras se funden con las alas, y trazan formas angulosas frente las sombras. El graznido de los cuervos inunda el aire. Vuelan alrededor, esperando los comandos de su amo. Pero éste continuó en silencio, inmóvil mientras numeraba a sus criaturas.

Al alcanzar las cincuenta aves, cortó la técnica. El chakra desapareció tan pronto como detuvo el proceso. Zero lanzó una mirada pesada a sus cuervos, pensando, planeando... considerando. — Grupos de diez. Ahora. — Los cuervos obedecieron al momento, conformando cinco grupos en total. Esperaron el siguiente paso. — Usad mi chakra para conformar una réplica perfecta de mí mismo. — Ordena. El primer grupo responde y vuelva en bandada hasta tocar el suelo, donde se unen con la sombra y conforman una sólo cuerpo... deteriorado, decrépito, del propio espadachín. El pelinegro hace un gesto, inconforme, y el clon defectuoso se disgrega. Las aves se separan de su cuerpo hasta que no queda nada.  — Insuficiente. Repitan. — La siguiente unión se realizó con rapidez. Cada cuervo se incorporó a la forma del clon y lo adecuó. El resultado, aunque un poco mejor, seguía fallando. El clon no se podía mover adecuadamente, aunque en apariencia, era adecuado. — Eficiencia. — Masculla el caballero, perdiendo la paciencia. El tercer grupo se apresuró. Un clon con habilidades motoras correctas, pero en apariencia, fallaba en detalles. Zero sintió frustración. Con cada nuevo clon, su chakra se divide. Actualmente, sus reservas se habían degradado en gran medida.

El caballero tomó sus energías restantes y se las aportó al cuarto grupo de cuervos. Sintió cada gota de su chakra abandonando su cuerpo. Cómo sus propias piernas temblaron. Y supo que no podría crear más sin desfallecer. El grupo de cuervos voló en torno a un punto, y se acercaron paulativamente hasta unirse... en una copia perfecta de sí mismo. El clon hizo algunos gestos sin problemas. Probó con ejecutar un jutsu sencillo, y en principio, funcionó. Zero ordenó que se disipara y se marchó del solar arrastrando los pies. Sólo deseando que aquel esfuerzo sirviera en algún futuro.


Karasu no chikuseki - [カラスの蓄積, Conglomeración de cuervos ]: los cuervos invocados se conglomeran, formando un clon perfecto de su creador. Cuando es destruido simplemente se disipa junto a los cuervos que lo conforman. Sus atributos son equivalentes a la mitad del original, y sólo pueden utilizar jutsus basados en el clan. Sólo puede existir un clon a la vez. Es sobretodo, utilizado para la confusión.  [ Coste : -3 CK generar réplica. ]




Volver arriba Ir abajo

Re: [ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Alert "Zero" el Sáb Mayo 21, 2016 8:47 pm

Entrenamiento
El arte de sellado y sus cientos de secretos. El joven caballero camina entre pergaminos y estantes buscando algo. Un nuevo objeto para aprender. Para desarrollarse. Para evolucionar. Una técnica capaz de contener el fuego, protegerlo de las llamas con la instrumentación necesárea. Y no tardó mucho en encontralo, sobre un pergamino viejo y abandonado, los secretos del Sello de Fuego, capaz de convertir el calor en chakra y sellarlo en su interior. Sería este pergamino el que pediría prestado a la recepción de la biblioteca, y que se llevaría consigo hasta un solar apartado en Kirigakure, sin maleza.

Provocar un poco de fuego es sencillo. Basta prender una cerilla, una simple chispa, y un disponer de un material combustible para mantenerlo. Zero se las arregló para formar un fuego estable, alimentándose de troncos y pequeñas llamas. No duraría el tiempo suficiente, incluso si soporta horas, pero de momento le basta. El procedimiento que dictamina el documento es sencillo. Primero, se debe extender un pergamino de sellado, y dibujarle un símbolo. Zero saca sus materiales y hace lo propio, teniendo cuidado para acaparar cada detalle. Cada pequeño trazo, sin imperfecciones. Casi le tiembla la mano. Al cabo de unos minutos, tiene una copia idéntica. Se conformó con ello y repasó los siguientes pasos. Dos sellos de manos, específicamente Pájaro y Tigre. Zero los aplica sin demasiada convicción, pero el documento no aporta mayor detalle.

En supuesto, el sello debería actuar, convertir las llamas en chakra y contenerlas en su interior. Pero no sucedió nada. Más frustración. Zero volvió a ejecutar los sellos, tratando de transferir parte de su chakra al sello para que trabajara. Existió una leve reacción. Muy sutil, un parpadeo entre las llamas, como si se atenuaran, pero pronto recuperaron la normalidad. *Hay que hacerlo de la manera adecuada — Piensa — o será inútil.* Debe emplear la cantidad necesaria de energía espiritual y orientarla a las llamas, para contenerlas en el sello. En principio, la simbología funcionará para ayudar en el proceso, de ahí que no se trate de una técnica de alto nivel, a pesar de sus potencialidades. Su dominio es fácil, aunque con la práctica adecuada.

Zero vuelve a formar los sellos correspondientes. Las llamas parpadean mientras el símbolo comienza a refulgir. Un leve flujo de luz se funde entre ambos. El ninja mantiene continúa volcando chakra, cuidadosamente, hasta que el fuego quedó reducido a ascuas. Entonces liberó el símbolo y respiró conforme. Para asegurarse, volvió a formar otro fuego, más improvisado y pequeño, el cual contuvo a mayor rápidez. El símbolo emitió humo y tras un cierto tiempo, se apagó. En apariencia, la técnica funciona, aunque Zero se vio obligado a realizar pruebas los días siguientes con fuentes de calor más grandes. Una auténtica fogata. Una esfera ígnea. Todo marcó su éxito, aunque su preparación seguía siendo aparatosa. Para ahorrarse tiempo, Zero dejó el dibujo del sello en su pergamino, para ahorrarse los rituales iniciales.


Método de Sello de Fuego (封火法印, Fūka Hōin): este es un jutsu de sellado que puede contener fuego dentro de un pergamino. Para llevar a cabo esta técnica, la persona debe escribir el sello y luego realizar los sellos de mano necesarios causando que una ola de chacra salga de dicho pergamino y envuelva el fuego evaporándolo, teniendo como consecuencia que se combine con el chacra haciendo que se selle dentro del rollo.
✖Chacra: -4




Volver arriba Ir abajo

Re: [ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Alert "Zero" el Lun Mayo 30, 2016 5:26 pm

Entrenamiento
Un desdeñoso rayo de luz cayó sobre los ambiguos entramados del pergamino. Su tinta oscura y bien descrita albergan los secretos de un shinobi, aún joven, aún impetuoso, pero está aprendiendo. Sus manos recorren el lastimoso papel, procurando la veracidad del contenido. Asimilándolo como propio. Una técnica médica de alto nivel, al menos relativamente hablando: Mizukurage, medusa. El concepto base promete cierta dificultad. La creación de un ser vivo sostenido por chakra, orientado únicamente a la sanación del cuerpo humano y su recuperación. ¿Cómo crear una criatura par? ¿Cómo acercarse siquiera?

— Piensa — Murmura para sí, repasando el contenido. Cómo recrear los tejidos orgánicos necesarios. Darle vida y forma temporal. Sus dedos se contraen, ejecutando una secuencia de sellos, extiende la palma... y observa, sin placer, que sólo se acumula una masa amorfa de agua en su palma. Sin vida, significado u objetivo. Lo lanza a un lado, llevando consigo la frustración, cierra los ojos y recupera la templanza. * Algo se me escapa — Restalla con la lengua. — Pero lo descubriré... tengo tiempo. * Repite el ritual paso a paso, con el cuidado de un profesional y la inquietud de un niño. El chakra fluctuó entre sus dedos, dibujando líneas luminiscentes en el aire. Sus tonos pálidos y acogedores llenan la vista. Se unen unos a otros, con mayor complejidad, casi toman solidez... y vuelven a desaparecer. Zero cierra el puño, la frustración está de vuelta. Y con ella, inexorablemente, la ira.

Se levanta bruscamente. La silla de caoba cae al suelo, y el estruendo golpea sus oídos. Aprieta los dientes y respira. Una perla de sudor cae por su rostro atractivo. Lleva horas con el mismo procedimiento, con los mismos errores, y la misma conclusión. Algo se escapa. Y por mucho que repasara los documentos, no lograba encontrar su anhelada respuesta. *Recuerda. El señor Imube te entregó un regalo. —  Centra la vista en un punto inexacto entre los estantes. — Aunque no encuentres lo que necesitas... puedes buscar algo parecido que te ayude.* Y así hizo. Repasó la documentación hasta encontrar una sección relacionada con la construcción de tejidos orgánicos. Repasó en ello la fisiología de los celentéreos. Y por supuesto, encontró su bien preciado. La materia prima que le faltaba: el punto clave para que un simple pulso de energía produjera vida.

Zero extendió su mano al contenido de un vaso, y el chakra respondió ante él, controlando la masa acuosa, trazando tejidos artificiales sobre él. Un pulso de luz desde el interior se esa criatura viva. Se contrajo, dio forma al exterior... y ahí estaba, una medusa. Con el inconveniente de ser absolutamente normal. Una forma de vida básica y sin nada que lo ayude. Le supuso un tiempo averiguar cómo aplicarle habilidades curativas. En parte, el procedimiento es parecido a la creación de un clon: se le aporta cierta cantidad de chakra, asignándole un "conocimiento" inherente para usarlo.

Aceptando las sugerencias de la documentación, Zero decidió conservar éstas entidades vivas en el interior de su pergamino, por medio de las artes de sellado. De ésta forma, no necesitaría producirlas en combate... simplemente, las libera. Un ahorro de chakra, esfuerzo y concentración. La noche ya está comenzando a adueñarse de la cúpula celeste cuando el pelinegro sale de la biblioteca, tambaleante y con signos de cansancio prendidos de su rostro. Y una victoria.

Elemento Agua Médico: Medusa (医療水遁・ミズクラゲ,Iryō Suiton: Mizukurage)  El usuario emplea una medusa -que debe estar almacenada en algún pergamino la cual podrá colocar en el cuerpo de su objetivo y restaurarle daños leves, así como restablecerle Chakra [+ 10]. Cada medusa puede ser usada solo una vez, pues tras el proceso queda completamente drenada. Chacra: -3




Volver arriba Ir abajo

Re: [ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Alert "Zero" el Lun Jun 06, 2016 4:46 pm

Entrenamiento
Y toda la estancia enmudeció, observando con tétrico horror el resultado de la inminente batalla. Un hombre, ataviado con las prendas rudimentarias del dojo, dió vueltas en el aire y chocó contra el suelo, levantando el quejido agudo de la madera y sus huesos. Sin embargo, ya nadie lo observaba. Todas las miradas estaban centradas en el peliblanco que espera en el centro del tatami, el artista de esa derrota. Ojos claros y sonrisa hermosa se perdían por un cuerpo esculpido por las penas y el esfuerzo.  — Zero... — Resuella un anciano, arrastrando las palabras con el esfuerzo que le exige la edad. — No toleramos esa brutalidad en nuestro dojo. — El nombrado balancea su cabeza, encantado por la victoria, embriagado por su desquiciante talento. Mueve las manos, desdeñoso, como si deshaciera ese aviso y su voz rasposa. Como su pudiera borrar sus errores.

— ¿De qué sirven éstas enseñanzas si eres incapaz de utilizarlas? — Centellea con su lengua el peliblanco, apartándose del centro para cederle el lugar al siguiente combatiente. —  Enséñeme ya el Chikatsu Saisei. Sólo estoy aquí por condición suya. — El anciano maestro se levanta, torciendo sus labios en gesto de tristeza. Camina tambaleando a los exteriores del dojo, al cobijo de un árbol de cerezo. Zero lo sigue. — Algún día comprenderás que hay mayores causas que el poder. — Hay un pequeño altar a los pies del árbol. Sobre su estructura cuidada y piedra verdosa, se sostiene un pergamino. —  Eres tan presuntuoso como tus alumnos. No tienes sabiduría necesaria para aconsejarme. — Señala el pergamino con gesto de seriedad. —  Sólo quiero una cosa de usted. Después desapareceré. — Las palabras fueron dichas. El anciano reprime su ira, ya demasiado débil para enfrentarlo, y estira su mano hacia el pergamino. — No lo mereces Zero. — Se lo entrega con la derrota en sus hombros, y el peliblanco sonríe como un príncipe de pesadilla. — Pero sé lo que harás si me niego, no quiero eso. — Sus últimas palabras nunca alcanzaron al peliblanco. En su lugar, sólo quedaba un soplo de aire frío, y la promesa silenciosa de que volvería para devolver el documento.

---

El peliblanco destapó la cápsula del pergamino y la deslizó por sus manos, apreciando la superficie planeada de las hojas, la calidad y el cuidado con el que fueron escritas. Saltó la introducción del documento y sus reiteraciones constantes en la medicina y su ética, hasta pasar directamente a los conceptos del Chikatsu Saisei (Técnica Curativa de Reanimación y Regeneración), técnica aplicada para alterar el funcionamiento de los nervios en el cuerpo humano. Resulta valorada a nivel bélico o quirúrgico por sus efectos anestésicos. Zero plegó el pergamino a sus pies. El viento sopló frío y lo semi-ocultó entre la niebla, inspirado a la cesura, sus lúgubres sombras.

No disponía de un cuerpo humano sobre el que experimentar, por lo que debería hacer cada prueba en sí mismo. Llevar cuidado en estos casos, ir poco a poco y con las más leves alteraciones, por su propio "bien" y preocupación. No podía permitirse causarse daños irreparables a sí mismo, y prácticamente humillarse, por tratar de traspasar los límites debidos. —  Probemos. — Masculla con toda la mesura de su voz, notando como el chakra fluctúa por la punta de sus dedos, hasta emitir el brillo tan leve de una luciérnaga. Con cuidado, roza su antebrazo. Una descarga eléctrica leve cruza su piel y contrae su brazo, desagradablemente. Aprieta los dientes y se inclina un poco. Después prueba a mover la mano, ligeramente entumecida, sin problemas aparentes. —  El objetivo es alterar los impulsos nerviosos, cambiarlos de lugar. — Teorizó mientras cerraba el puño, notando como los músculos se tensaban con él, acercó sus dos dedos a la muñeca. El siguiente contacto fue más desagradable. Un pulso insidioso que no desapareció hasta prolongados minutos después.

Le fueron necesarias horas enteras de pruebas, gruñidos y maldiciones para encontrar los primeros indicios de resultados. Una respuesta alterada en sus nervios. Al tratar de estirar un dedo, movía otro. Un detalle leve pero muy instructivo. Continuó con aquellos pequeños resultados, siempre deshaciendo los efectos anteriores para continuar, a temor de manejar su cuerpo de la forma indebida. Con la confianza necesaria, su última prueba, alteró los nervios de sendos brazos y probó con articular ambos. El control era invertido, todo un éxito. Y de efectos temporales, aproximadamente treinta minutos hasta recuperar el control normal de las extremidades. Un nuevo éxito con el que llevar miel a sus labios. Un nuevo instrumento que , algún día, podría necesitar...

Jutsu Curativo de Reanimación y Regeneración (治活再生の術, Chikatsu Saisei no Jutsu) : técnica de muy alto nivel, que se utiliza como un Iryo Ninjutsu. El cuerpo humano está controlado por señales eléctricas del cerebro, pero una persona que tiene las señales eléctricas cortadas con esta técnica se vuelve incapaces de hacer que su cuerpo se mueva como ellos quieren. Al girar el chacra dentro de un cuerpo y le da las propiedades de la electricidad, se crea un campo eléctrico. Una vez que se realiza un golpe con la mano, la electricidad se descarga en el sistema nervioso del enemigo, cortando los signos y molestar a su control del cuerpo. El objetivo del cuerpo no se mueve en absoluto, a menos que entienda cómo conseguir de nuevo.  ✖Chacra: -8




Volver arriba Ir abajo

Re: [ Entrenamiento ] - No sense

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.