Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


Impresionar con lo impresionable (Misión Rango D)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Impresionar con lo impresionable (Misión Rango D)

Mensaje por Vash el Jue Mayo 19, 2016 11:19 pm

Datos de la misión:

Nombre: Impresionar con lo impresionable (?)~
Clase: D
Lugar: Calles de Kumo
Descripción: La academia de Kumogakure tiene una pequeña muestra de talentos con el fin de enseñarles a los pequeñines un poco más acerca de las responsabilidades ninja. Solo que los niños no han logrado interesarse por ninguna de las presentaciones anteriores y el evento esta por convertirse en un desastre.
Objetivo: Impresiona a los niños con tus habilidades, puede que quizá hasta ganes la admiración de los futuros ninjas.
Total de Líneas: 40
Recompensa: 50 PE + 500 Ryus


Todos los años la academia ninja de Kumogakure organizaba una especie de “concurso de talentos” en el cual, tanto seleccionados como propuestos por sí mismos, tenían la posibilidad de hacer algo bueno una vez al año. Vash había sido seleccionado por uno de los profesores para desempeñar un papel en dicha función... ¿Mostrar sus super genialosos poderes de manipulación de arena gracias a la herencia genética de su clan? No. Montar las sillas para el evento. Enserio, nadie quería ver cómo un adulto de 23 años mostraba tener unos poderes claramente superiores a los críos de entre 12 y 15 años. O, por el lado contrario, Vash no estaba dispuesto a arriesgarse a demostrar públicamente que probablemente era peor que algunos de esos chiquillos. Por ende, todo era mejor así. Además, todo era mejor así en realidad. Colocar sillas era un trabajo demasiado importante y demasiado subestimado, pero así estaba bien, porque quien coloca las sillas sabe que los aplausos no son para él, porque él vive en las sombras.


Llegó el día esperado, Vash trabajaba bajo un sol más abrasador que cualquier elemento Katon que pudiesen lanzar le a la cara. Aunque claro, no todo fue malo. Conoció algunos Chunin que se encontraban allí como voluntarios, tuvo agradables charlas con ellos y todo fue más ameno gracias a la tan inesperada compañía. Pasaron unas cuantas horas y los niños llegaron par ocupar sus asientos; Unos más acerca para admirar con más precisión lo que sucedía, otros más alejados para poder pasar desapercibidos y estar a sus propias cosas, pero no parecía faltar nadie. Las actuaciones fueron precedidas con una infesta cantidad de parafernalia que no hizo más que aburrir a unos niños ya de por sí nada entusiasmados. Por si fuese poco, los Gennin realmente impresionantes se encontraban enfermos, indispuestos o de misión, por lo que no quedaba mucha gente que pudiese calmar el hambre de espectáculo de las masas. Los niños, en sus asientos, poco a poco comenzaron a perder la paciencia hasta que estallaron y comenzaron a lanzar objetos al escenario; Mochilas, carpetas, libros, un zapato... Todo valía, los encargados del evento se encontraban muy decepcionados con el resultado que lograban en el público, y no era para menos. El pelirrojo no recordaba haber visto ninguna edición de aquella “función” que terminase de una manera tan estrepitosa.


Llegó un momento en el que Vash creyó que tenía algo que hacer. Charlando con algunos Chunin y Gennin decidieron que lo mejor que podían hacer era continuar con la función, algo así como la mítica frase “El espectáculo debe continuar”. Por lo que, divididos en dos grupos, saltaron al escenario para comenzar una batalla campal de cinco contra cinco en la que hubo de todo; golpes, patadas, arañazos, genjutsus, ninjutsus... Todo muy controlado, como debía ser, pero lo suficientemente realista para despertar el interés de los jóvenes que allí se encontraban. Llegados a un punto, Vash se vio acorralado y no sabía muy bien cómo escapar de la situación, por lo que haciendo gala de su poder único manipuló la arena de tal forma que se convirtió en pequeñas esferas de arena, comprimidas y duras, que se lanzaron contra los hombres que le tenían rodeados. El silencio en los jóvenes era tan impresionante como terrorífico. De un momento a otro nació de la multitud una especie de grito de admiración, pues jamás habían tenido la oportunidad de ver a alguien combatir manipulando la arena. Los niños se levantaban de sus asientos para acercarse al escenario, concretamente a los ninjas que más les habían llamado la atención, por lo que de sin que ninguno de los “actores” lo decidiese, la función se daba por concluida, una función donde no habían perdedores y los únicos ganadores eran los niños que habían disfrutado de una fantástica tarde al aire libre.


Algunos de los ninjas habían demostrado ser muy imaginativos a la hora de desenrollarse sobre el escenario, lo que hizo que se granjeasen el interés de niños y mayores por igual. Sin embargo un reducido grupo de gente parecía estar especialmente impresionada por los poderes de Vash. Incluso un crío se le acercó diciendo -Quiero entrenar para poder ser como tú, y ¡dominar la arena!- Y el pelirrojo, entre risas que no parecieron calar muy bien en el público respondió. -Sigue soñando.- Lo que provocó que, con una increíble facilidad, perdiesen el interés en él. 

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.