Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


[Misión Rango-D] En tiempos de guerra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión Rango-D] En tiempos de guerra

Mensaje por Akira Natsuki el Dom Mayo 22, 2016 8:53 pm

datos:

Nombre: En tiempos de guerra...~
Clase: D
Lugar: Calles de Kumo
Descripción: Los prostitutos de la esquina mas cotizada han sufrido varios ataques continuos por parte de otros grupos de travestis, el miedo ha sido tal que se te ha pedido que sirvas de guardaespaldas para aquellos hombres que ofrecen su servicio a otros hombres.
Objetivo: Pasa la noche recorriendo las calles y asegúrate que ningún prostituto salga herido, evitando cualquier altercado posible.
Total de Líneas: 40
Recompensa: 50 PE + 500 Ryus

Un sudor frío recorrió la nuca del recién convertido en shinobi, Akira Natsuki. Estaba detenido, de pie, frente al que le había encomendado la misión, aunque más que una misión era un sufrimiento y un castigo. Tragó saliva y parpadeó un par de veces, intentando que al limpiar y relajar sus ojos, las letras formasen otra misión distinta. Obviamente no fue así. Akira la volvió a leer por encima, con todo lujo de detalles y en voz alta, para conseguir aceptar lo que le habían encomendando -¿Qué clase de broma de mal gusto es esto?- se repetía una y otra vez, sin separar la vista de aquel pergamino, que encerraba lo que le habían pedido realizar. Sus manos temblaron una última vez, producido por un fuerte escalofrío, dejando caer el papel al suelo -¿Por qué mierdas tengo que hacer esto? ¡Es horrible! Tiene que haber otra cosa...- anunció, bajando cada vez más el tono al saber que no se la iban a cambiar. Recogió el rollo de la misión y se acercó lentamente hacia la persona que se la había dado. Le entregó el pergamino y le miró a los ojos, con una mirada triste y a la vez de miedo -Dile al Raikage que lo haré- dijo, queriendo retractarse de sus palabras antes de decirlas todas. Esa noche iba a ser horriblemente dura, y no por el esfuerzo físico, sino por el esfuerzo emocional y mental. Debía ponerse en marcha y prepararse antes de que la noche cayese.

La noche había caído por fin y los barrios de fiesta en Kumogakure se estaban comenzando a alterar. La música, las luces, los brebajes alcohólicos, algunos incluso más fuertes que el shake, todo este conjunto había comenzado a revivir aquellas calles que, por la mañana, parecen dormidas. En un rincón de estos barrios bajos fiesteros, un grupo de diez hombres travestidos hacían caja como podían, en sus locales del vicio homosexual. Para la sorpresa de Akira, eran muchos los clientes que iban a contratar sus servicios. Él debía vigilar desde el tejado más alto de aquella zona, un segundo piso más o menos de altura, el correcto funcionamiento del negocio, sin que ningún travestido enemigo llegase para golpear a los chicos del que le había contratado. Su misión había comenzado, pero siquiera estaba por comenzar de verdad. Era momento de luchar por los chicos del vicio. Solo esperaba que no se lo recompensasen con un beso.


Última edición por Akira Natsuki el Dom Mayo 22, 2016 9:10 pm, editado 1 vez



-Hablo- - -Pienso-

Volver arriba Ir abajo

Re: [Misión Rango-D] En tiempos de guerra

Mensaje por Akira Natsuki el Dom Mayo 22, 2016 9:08 pm

Habían pasado al menos cuatro o cinco horas y la madrugada había llegado con fuerza. Era el periodo más intenso de los chicos del señor Golimer, el dueño y el que había contratado a Akira como guardaespaldas. Iban uno tras otro. Llegaba un cliente, ligero tonteo para entrar en calor, entraban en una de las habitaciones del local, al cabo de media hora salía el cliente, al cabo de diez minutos de intensa limpieza salía el chico de compañía y recogía a otro cliente. En especial, había uno de ellos, Samuela Flandes, que era la estrella de la noche y muchos habían ido a buscar su compañía. Nunca comprendería aquel gusto tan fuera de sí, pero si había gente que apoyaba la economía de la aldea, bienvenido sea. Aunque sea nocivo contra la dignidad humana. De pronto algo llamó la atención del peliblanco. Un par de hombres reunidos en un callejón, no muy alejado de la posición en la que se encontraba. Con la ligereza y el silencio de un shinobi asesino experto, se acercó a ellos y comenzó a escuchar lo que decían -Así que el plan es atacar a Samuela y robarles la estrella. Sí, seguro que pierden mucha clientela, así el barrio será nuestro- dijo uno de ellos entre murmureos. Después de eso, desaparecieron y fueron a entrar a otro local, al que ellos trabajaban. Al poco, salieron con dos hombres más, aunque sus pintas no eran las de un hombre travestido, eran las de un shinobi. Antes de que llegasen a la calle de los chicos de Golimer, dos kunais se clavaron en el suelo, delante de los dos ninjas. Los hombres travestidos que les seguían dieron un ligero salto por el susto. La sombre de un joven espadachín cachó delante de ellos -Debo intervenir. Sus acciones no son las correctas- anunció Akira, levantándose y mirando a sus enemigos. Ellos no dudaron, sacaron un par de kunais y salieron a por él. Fue entonces cuando el albino desenvainó a Hyorinmaru, para luchar como él más sabía. Tardó bien poco en dejarlos fuera de sí. El peliblanco fue a por los travestis, que se habían quedado temblando mirándole -Decidle a vuestro jefe que los chicos de Golimer están bajo mi protección- duras palabras y salieron corriendo, de nuevo a su local. Al cabo de diez minutos llegó frente al señor Golimer y dio por terminada la misión, pues ya no se acercarían más, no mientras Akira viviese en Kumogakure.



-Hablo- - -Pienso-

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.