Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


Sospecha {Entrenamiento Doton - Pasado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sospecha {Entrenamiento Doton - Pasado}

Mensaje por Naori el Vie Mayo 27, 2016 1:11 am



Sospecha

El camino hasta el castillo había sido tranquilo. Escoltábamos a unos señores feudales que pactaban un trato económico y habían decidido reunirse en aquel lugar. 3 jounins y un ninja médico eran los encargados de proteger a los involucrados. Siempre alertas ante cualquier extrañeza que se nos presentara, aunque la guerra había cesado, seguían los rumores de un posible levantamiento por parte de los rebeldes que solo deseaban continuar el conflicto.

Ya había demostrado tiempo atrás que era mas que un simple médico, y que cuando fuese necesario podría enfrentarme ante cualquier peligro. Estaba contenta ante semejante pensamiento, aunque eso no significaba que deseaba ser atacada, simplemente me sentía preparada. Los rumores del levantamiento al que tanto temíamos no tardaron en llegar, habíamos sido advertidos mucho antes de salir de la aldea, de un posible ataque por parte de los rebeldes.

La opción era clara, separarnos. Los 3 Jounins se dispersarían en busca de posibles enemigos que estuviesen esperándonos, mientra yo me quedaba con los feudales en caso de cualquier inconveniente. Estábamos situados en una vereda de los caminos, no había nadie a los alrededores, cosa que me hizo sentir incomoda, pensaba que al ser una misión tan complicada habríamos transitado por algún lugar con mas movimiento, donde fuese difícil ser atacados o encontrados por el enemigo. Lo desierto de aquel lugar no me hacía sentir muy segura, pero al parecer aquellos a quienes escoltábamos les parecía algo sumamente normal.

Omití aquello, pensando que mis compañeros se habían percatado, y que seguramente había sido idea de ellos. Guardé silencio, confiando en quienes me acompañaban. Una vez el plan estuvo armado, y cada uno supo que hacer, dio inicio la dispersión.

Me quede con los 3 hombres, habíamos comenzado a caminar en la dirección que nos habían dado durante la creación del plan. Iba frente a los feudales, quienes se encontraban algo nerviosos. Pensaba que sería por la situación, o que no confiaban en mi por ser una mujer y más aun medico. Aunque eso a mi no me preocupaba en lo mas mínimo, ya tendría oportunidad de demostrar mi fuerza llegado el momento. A ratos, volteaba para ver si los hombres se encontraban bien, y siempre los notaba murmurando entre si, intentando que yo no los oyese, eso me hacía pensar que algo estaba sucediendo, más aún al verlos observar los alrededores en busca de algo, o más bien alguien.

Caminaba a paso seguro, mientras moldeaba mi chakra en el rombo que llevaba en mi frente, estaba preparada para cualquier cosa, pasase o no algo estaría lista. De pronto los pasos que se oían tras de mi se pararon en seco, tras unos cuantos pasos mas me detube, y sin siquiera voltear a verlos les dirigí unas palabras.

-Ahora entiendo porque no se negaron cuando me encomendaron a mi cuidar de su seguridad. Simplemente me subestiman por ser una mujer, y estoy segura que ya han dado por ganada esta batalla que aun no ha dado comienzo.-

Exclamé con una sonrisa fingida, mientras rápidamente comenzaba a realizar unos sellos y posicionando ambas manos en el piso lanzaba mi ataque, esto con el fin de descubrir a los enemigos que hasta el momento se mantenían ocultos bajo tierra. No había otro lugar en donde pudiesen estar, y la actitud de aquellos hombres me habían dado la pista necesaria para descubrirlo.

- Doton Doroku paish! -

Un gran trozo de tierra se desprendió del suelo, haciendo temblar todo en un diámetro de 30 metros. Los hombres que se encontraban tras de mi, comenzaron a tambalearse hasta caer al piso completamente desconcertados. Aprovechando aquel jutsu, y la fuerza que había acumulado en mi mano tomé ese gigante trozo lanzandolo lo mas lejos posible, dejando a la vista un grupo de ninjas que se encontraban ocultos bajo tierra.

El polvo los cubría, y al verse descubiertos quedaron inmovilizados unos segundos, a pesar de la enorme cantidad de tierra que se había levantado, aun podía distinguir sus siluetas, cosa que me daba la ventaja para no caer en una segunda trampa.

-Los encontré...-

Sonreí dirigiéndome a los enemigos mientras arremangaba mis mangas preparándome para cualquier ataque que aquellos cobardes hubiesen preparado para mi. No esperaba demasiado, seguramente me habían subestimado al igual que a las supuestas victimas que se encontraban tirados en el piso tras de mi.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sospecha {Entrenamiento Doton - Pasado}

Mensaje por Naori el Vie Mayo 27, 2016 4:16 pm



Ataque directo

Mi intención estaba clara, derrotar a los enemigos que se encontraban frente a mi, y al mismo tiempo infundir temor en los feudales a mis espaldas para evitar que huyeran, y de esa manera poder ser devueltos a la aldea para que se les diera el castigo correspondiente acorde a sus actos.

Poco a poco comenzaron a ponerse de pie aquellos ninjas, moviendo sus manos con la intención de sacar sus armas o formar sellos. La verdad no tenía seguridad alguna, ni conocimiento sobre que tipo de ataques emplearían, pero no estaba dispuesta a esperar a que me enseñasen cada uno de ello lo que tenían preparado. Intentando apresurar mis movimientos realice unos sellos tratando de ganar algo de tiempo, y dirigiendo mi ataque directamente hacia los pies de los ninjas realicé mi hazaña

-Doton Doryū Taiga!.-

La superficie donde ellos se encontraban de pie, comenzaba a moverse. Lo que era tierra firme se había transformado en un espeso barro, haciendo que estos perdiesen el equilibrio cayendo de lleno al piso. Varios de ellos quedaron inmovilizados, pero otros notaron la trampa que estaba realizando y lograron safarse de un salto, dispuesto a atacar desde el aire. A pesar de aquel inteligente movimiento por parte de ellos, aquel jutsu no era todo lo que había planeado, nuevamente tras una serie de sellos
lancé mi segundo ataque.

-Doton Doryūdan!-

Parte del lodo que había creado bajo los pies de los enemigos, comenzaba a elevarse en forma de un pequeño torbellino dirigiéndose a mi lado, aquel torbellino poco a poco tomaba la forma de un dragón en cuya boca se moldeaba una esfera de chakra, que rápidamente comenzaba a expulsar un gran chorro de lodo hacia el objetivo. Mientras mi jutsu se mantenía activo,comencé a correr atacando a quienes lograban esquivar el chorro de lodo.

Moldeando chakra en mi mano derecha, comenzaba a dar golpes, y cortadas con un kunai que minutos antes había sacado de una pequeña bolsa en mi cintura, y que sujetaba con mi mano izquierda. Mis golpes eran certeros y poderosos, aunque solo logre golpear a uno, quien quedó clavado en el piso en un enorme agujero. Gracias a ello, los demás comenzaron a mantener distancia, y por intentar esquivar mis golpes, fueron alcanzados por mi jutsu doton.

De aquél grupo solo quedaba uno, de pie frente a mi con una mirada de odio en sus ojos, kunai en mano y observando como todo su grupo yacía en el piso completamente derrotado. Pude notar como apretaba sus dientes, se vislumbraba el enfado y la desesperación, estaban tan seguros de ganar, tan despreocupados que aquella inminente derrota le había dolido mas de la cuenta.

Me prepare para continuar con mi ataque, nuevamente el chakra comenzó a acumularse en la boca de mi dragón de lodo, esta vez solo había un objetivo. Ejecuté el disparo, pero no dio en el blanco. El ninja solitario había desaparecido, su huida fue la de un cobarde, había abandonado a su grupo herido, ni siquiera había tenido el valor de enfrentarse a su oponente hasta el final. Una pequeña risa de satisfacción escapo de mis labios, y antes de poder acabar con el jutsu que había invocado, me voltee rápidamente hacia el grupo de feudales que yacían en el piso con expresión de terror en sus rostros.

Un nuevo disparo con menos potencia fue lanzado hacia ellos, mi intención no era dañarlos, simplemente necesitaba impedir que huyeran del lugar, antes de que mis compañeros regresaran. Serían interrogados hasta dar con el motivo de aquella trampa, porque se habían prestado para aquello, y cuales eran los motivos de los enemigos para comenzar con este revuelo.

Los feudales quedaron inmovilizados, aquella actitud tan pulcra que habían mostrado horas antes durante el viaje, se había visto opacada por gritos de suplicas y arrepentimiento. Fruncí el ceño mientras oía sus palabras, eran como pensaba minutos antes, simples peones de un grupo de bandidos, que aprovechándose de la debilidad mental de algunos aldeanos, los manipulaban a su antojo, al punto de arriesgar sus vidas por obtener lo que querían. Habían tenido suerte, si hubiese sido otro tipo de ninja, ya los habría asesinado, pero antes que todo seguía siendo médico, y mi interés principal era salvar, y como último recurso asesinar si la situación lo requería.


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.