Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


Navegando por la noche | Pacto serpientes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Navegando por la noche | Pacto serpientes

Mensaje por Boett el Vie Mayo 27, 2016 11:06 pm

# Boett ya había terminado sus tareas en su hogar y decidió ir hacia uno de sus lugares favoritos. ¿Cual era? Era a un campo de entrenamiento en el cual mucha gente iba con mucha frecuencia, pudiendo relacionarse y dialogando con los ninjas y los aldeanos. Escucha sugerencias, negocios, etc. Escucha muchas propuestas, pero nunca acepto ninguna, pues a veces se trataba de estafadores que simplemente se apropiaban de cosas que no les pertenecían, era gente miserable.

Al llegar al lugar, una pequeña lluvia surgió en el lugar, dejándolo con una sorpresa que nunca pensó en llevarse. Las gotas caían, y la gente se iba del lugar, dejando a un solo sujeto en el lugar, que era el joven Jounin. Al ver que la lluvia se ponía un poco más violenta, decidió irse hacia la copa de un árbol, donde se pondría en contra del viento, provocando que las gotas de las lluvias no le den tanto como antes. Al ver el gran árbol, Boett dió un pequeño salto y calló de trasero al piso, y reposó su cuello, incluyendo su cabeza contra la parte del tronco del árbol. Posterior, puso sus manos en su panza, cruzando los dedos y recordando viejas épocas donde convivía con su antigua familia, hasta que esa tranquilidad la interrumpiera un viejo canoso. El Uchiha escuchó un murmullo atrás de él –Te falta algo fundamental para tener más poder joven-. Esas palabras le trajo mucha intriga al joven, que no se dio vuelta ni para verlo, al parecer estaba muy confiado de que este desconocido no le haga nada o tal vez era un inconciente… -Dime que tienes para ofrecerme hijo…- Dijo con una sonrisa leve en su rostro, que se espantaría al escuchar las palabras del joven que al parecer no era tan joven… -Más que hijo me podrías decir abuelo…- Dijo el hombre que comenzó a reírse, entonces Boett al darse vuelta vió a un viejo canoso con una barba muy larga, que tenía una sonrisa de oreja a oreja y casi que ya no tenía dientes. Al verlo agacho la cabeza y dijo –Vamos que no tengo mucho tiempo, dime que tienes para darme-. Dijo con la cara algo seria, entonces el hombre le hizo seña de que él lo siga y eso hizo. Al seguirlo llegaron a un tipo de caverna, y el anciano estaba sacando algo de un cajón de un mueble, y al darse vuelta tenía un tipo de pergamino, entonces las preguntas que se le vinieron al joven eran infinitas, pero lo peculiar era que no iba a hacer ninguna ya que quería aparentar de que ya sabía lo que era lo que tenía eses pergamino escrito. –Este es un pacto con la familia de las serpientes, son las más fuertes de todos los animales, te será de mucha utilidad.- Dijo con mucha seriedad entonces empezó a escuchar paso por paso lo que tenía que hacer para tener el pacto con los monos. Posteriormente empezó a golpear su dedo contra la pared hasta que empezó a sangrar, para luego firmar ese pacto. El hombre se fue al ponerse un tipo de capucha en su cabeza, dejándole muchas dudas al Jounin sobre quien era ese hombre, que de seguro luego lo investigaría. Después de irse, el pacto lo guardó en su bolsillo Boett, que empezaría a entrenar la invocación, para que cuando llegue el tiempo de la batalla, le funcione a la perfección y de seguro le salvaría su trasero unas cuantas veces o eso creía.
Salió de esa caverna que le traía algo de temor e al fin invocó a la temible serpiente,que empezó a hablar rápidamente -Tu debes ser el Uchiha, será un placer- Dijo la gran serpiente, para que el pelinegro quede muy sorprendido, y eso era difícil de hacer, ya que casi siempre no se sorprende por nada de lo que ve, pero una simple serpiente lo había logrado. –Digo lo mismo, espero que me seas de utilidad, ahora vete- Mencionó con mucha autoridad, seguramente había pronunciado esas palabras para que aquella sepa de que no estaba con alguna persona normal, sino con alguien de mucho poder y no se dejaría pasar por encima.
Luego de haber podido conocer ese tan efectivo pacto, se estaba yendo algo sorprendido seguramente, viendo a la gente mirarlo con cara de sorprendido, al parecer lo habían seguido para ver que tramaba el Jounin, pero él no le daría importancia y seguiría caminando, sintiendo las gotas cayendo en su pelaje, para que luego éste agite su pelo y le quede todo despeinado. Hasta que se fue con su ropa toda mojada y muy pegada en su cuerpo, pero no tenía mucho frío, solo quería irse porque no tenía tanta acercanía con la lluvia.


Narro - Hablo [#ff9900] - Pienso [#6633cc]

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.