Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


Una aldea demasiado aburrida... (pasado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una aldea demasiado aburrida... (pasado)

Mensaje por Valkiria el Mar Mayo 31, 2016 11:59 pm

Noche el Kirigakure, el silencio predomina ante todos los demás factores que hacen de una atmósfera una atmósfera propiamente dicha. La ventisca, principal protagonista e influyente en la creación de un ambiente, desapareció durante toda la velada entre la luna y la tierra dejándolos completamente a solas… Pareciera que quisiesen escucharse en intimidad uno con el otro durante la más profunda e inefable expresión de amor y anhelo que jamás existió. Sus únicos espectadores eran los brillantes astros, inamovibles, que como en cada noche acompañan a todos los aldeanos otorgándoles esperanzas, sueños y una eterna guía sobre historias que se transmitirán durante generaciones… Pero… No todos son capaces de albergar sueños y esperanza dentro de sus almas.

La blanca luminosidad de la luna refleja sobre un cielo cobalto, todos los alrededores son acechados por una destacable bruma haciéndose manifiesto con la creación de una tenebrosa  atmósfera grisácea digna de una historia gótica en contraste al oscuro cielo.  Las edificaciones portan un color desteñido por la niebla, escasa luminosidad en comparación a la oscuridad de la noche y un silencio que con afecto materno acogía a todo aquel que circulase por el lugar prácticamente regalando una calma intranquilizante.  

Lo anteriormente descrito forma parte de la esencia nocturna en Kirigakure, aldea aparentemente inmutable durante cada noche. Entre su magnitud y descomunal extensión una pequeña figura femenina hacía vestigio sobre las desoladas calles de la misma. Todos los animales nocturnos dirigieron sus orbes, perfectamente brillantes y visibles ante el contraste de la noche, al ser capaces de divisar en medio de toda la neblina la difuminada figura de una joven peliblanca.  

Allí posaba ella, apoyada contra una pared mientras fue acompañada únicamente por una errante estela dibujada en la niebla. Aquella figura era manifiesto de desolación, no hacía falta ser un experto ni indagar demasiado para percatarse del agónico sentimiento de tristeza del que padece. Se siente vacía, sin propósito, insignificante ante el mundo por el escaso poder que es portadora… Existe la enorme probabilidad de que el mundo ninja no sea lo que uno espera, no si al menos te guías por fantásticas historias de héroes como Maito Gai y Tobirama Senju e intentas imitarlos. Todo en el nivel de calma que abunda en la tierra hace de este un lugar aburrido, sobre todo si es un lugar en donde privan a alguien como ella de toda la diversión por ser una principiante.

Los blancos cabellos de la joven acariciaban la pared donde la adolescente se apoyaba su espalda, su expresión se vio inerte, triste, con sus ojos guiados hacia el suelo contando las grietas del mismo de manera infantil. Permaneció jugando con sus manos mientras hacía dibujos en el suelo con su dedo índice. Finalmente posó inmóvil durante unos segundos de profunda reflexión hasta que finalmente ya sea por el frío o por puro aburrimiento decide retirarse del lugar.

- Creo que iré a casa a prepararme un rico tiramisú, con capuchino.-   Se dijo a sí misma en voz alta, dejando con su aliento el movimiento del vapor visible por la diferencia de temperatura y el vapor presente en el aire. Esbozando una pequeña sonrisa desenlaza ambos brazos con el fin de llevar sus manos a la cabeza y, con ambas manos, arreglarse un poco el cabello bajo la creencia que lo tenía desordenado. Mientras se peinaba, comenzó su rumbo hacia su hogar de a pasos lentos, intentando al menos disfrutar de una tranquila caminata.

Durante la caminata estuvo completamente distraída, pensando un poco sobre qué específicamente hacer con su vida y si el rumbo que tomaba la aldea le satisfacía. Casi como perdida lo observaba todo entre imágenes y recuerdos que no permitían discernir bien las imágenes frente a sus ojos. Para cuando se percató de ella, la joven vestida de chef ya se ubicaba sobre un lugar poco iluminado de la aldea. Aquel lugar es bastante tenebroso, casas antiguas, bibliotecas descuidadas y las difusas imágenes de animales rondando por el lugar en búsqueda de alimento o apareamiento no eran puntos positivos que hagan de una ubicación una ubicación bonita. Allí únicamente la luz de la luna, junto a los astros, se dignó a bañar el curvilíneo cuerpo con su belleza natural. Por ende, ahora Dianna vistiendo aquel traje blanco con su cabello albino y su pálida piel resaltaban más de lo deseado. La joven suspiró con pesadez ante la mezcla de sentimientos de decepción por ella misma. - Felicidades Dianna, no puedes ser más estúpida.-   Evocó su pensamiento nuevamente en voz alta y por consecuencia de su distracción ahora está mucho más lejos de su hogar que cuando comenzó a cambiar.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.