Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


[Misión Rango-D] Venerando a los caídos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión Rango-D] Venerando a los caídos

Mensaje por Akira Natsuki el Jue Jun 02, 2016 5:30 pm

datos:

Nombre: Venerando a los caídos~
Clase: D
Lugar: Cementerio de Kumo
Descripción: El cementerio ha estado abandonado durante mucho tiempo. Hierbas de todos tipos y basura adornan las tumbas de aquellos que dieron su vida por la aldea..
Objetivo: Limpia el cementerio dejandolo presentable, en señal de respeto para quienes yacen ahí.
Total de Líneas: 40
Recompensa: 50 PE + 500 Ryus

Era el típico ambiente para una buena lluvia, de esas que nublan el entorno y hace que huela a tierra mojada y a humedad. Posiblemente no haya mejor ambiente para estar en un cementerio, una lluvia nocturna, con ligera niebla y un frío que te atraviesa la piel. Pero no, no era para nada así. El sol hacia que cantaran las chicharras y la luz del mediodía iluminaba todo el campo santo, así como sus tumbas de piedra grabada. Era un día normal, de ajetreo en la zona alta de la aldea. No era un aburrido fin de semana, en el que los ancianos se acercan a "hablar" con sus seres queridos fallecidos. Por esta razón, el cementerio de Kumogakure estaba completamente vacío, solo estaban los enterrados y un pequeño shinobi recién graduado, llamado Akira Natsuki. Frente a él, yacía una tumba en la que relucía un nombre: Yoral Natsuki. Ese era el nombre de su querida madre, la cual ya partió hace mucho al otro mundo, por salvarle a él de un desprendimiento de rocas en las montañas que rodean la aldea de las nubes. El joven tenía la mirada entreabierta, algunos dirían que llorosa, mirando la fecha de nacimiento de su madre y la de fallecimiento, así como el mensaje que más le representaba, grabado también en la lápida: "Darlo todo por la familia es premio seguro". A ella le había llevado a la muerte. Dejó la tumba de su madre a un lado y miró el alrededor del cementerio nuevamente. Estaba hecho una pocilga.

Su misión en aquel día y lugar tan lúgubres era limpiar todo el cementerio, sin ayuda, él solo debía limpiar la mierda de los demás. La mierda de los demás que habían dejado por ahí, tirada sin control, sin importarles quien descansaba allí. Que falta de respeto. Cogió una bolsa y un objeto punzante con el que atravesaría la basura y la metería en la bolsa. Fue de un lado a otro, empezando por los muertos en batalla o durante una misión. Leyó un par de veces sus nombres y más de uno eran de sobra conocidos. La forma que tenía aquel monolito era bastante bonita y llamativa, lo que hacía que llamase la atención de todos. Una vez teniendo todo más limpio que el plato de un perro, pasó a explorar las zonas más antiguas del cementerio, en las cuales también había basura para parar un barco. Se puso a recogerla, con meticuloso cuidado de no golpear bruscamente una lápida de esas y que se partiese por la mitad. Daba pena mirarlas pero, al parecer, a nadie le importaba mantener aquel lado de la villa. Algo tan importante, como eran los veteranos fallecidos, que no fuesen respetados por los jóvenes. Deberían darle más educación de calidad, o darle algo de educación, directamente. Estaba harto de ver todo aquel percal, por lo que debía terminar cuanto antes. Akira no se detenía, fue a cada una de las tumbas, a cada rincón en el que había algo de basura y lo recogía. Llenó más de cinco bolsas de escombros y desperdicios. Era realmente asqueroso. Cuando terminó, recogió todas las bolas y las cargó encima de él mismo, hasta llegar a un contenedor que le habían dispuesto para la realización de su cometido. Una tras otras las fue cargando allí y, después de eso, se fue a darse un baño en las aguas termales. Con su trabajo listo, podría descansar durante unas cuantas horas, incluso unos cuantos días, para alejarse de la contaminación y el estrés. Luego de terminar en aquellos baños, se fue a cenar a un pequeño restaurante de la aldea, para reponer energías. Cuando terminó, siguió a dos niños que se dirigían al cementerio. No podía permitir que ensuciaran su obra maestra de esa tarde. Entonces vio como uno de ellos lanzaba una bolsa de basura a una de las lápidas. Antes de que cayera, un kunai la clavó en un árbol -¡RECOGED LA BASURA Y FUERA!- viendo al ninja peliblanco, creyeron que era un fantasma y salieron corriendo. Ahora ya no habría más basura que ensuciase aquel lugar. Nunca más.



-Hablo- - -Pienso-

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.