Shinobi Taisen
Élite 22/36
Hermanos 1/6
Directorios 0/12
Últimos temas
» Seven Capital Sins - Élite
Dom Oct 23, 2016 7:26 pm por Invitado

» Lost Soul [Normal]
Miér Oct 12, 2016 6:31 am por Invitado

» NARUTO SHINSEKAI
Mar Sep 13, 2016 12:52 am por Invitado

» One Piece Sea Emperors | Estatus de afiliación
Sáb Ago 06, 2016 9:55 pm por Invitado

» Riop :: Rol Interpretativo de One Piece (Afiliación normal)
Miér Ago 03, 2016 10:01 am por Invitado

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Dom Jul 24, 2016 12:56 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Sáb Jul 23, 2016 4:58 am por Invitado

» Laralalalaalla
Vie Jul 22, 2016 10:01 pm por Administracion

» Buscando rol
Miér Jul 20, 2016 7:42 pm por Reiruk


El novato más veloz. [Entrenamiento-Stats]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El novato más veloz. [Entrenamiento-Stats]

Mensaje por Mark Uchiha el Mar Jun 21, 2016 5:38 pm

Antes de poder realizar una misión como ninja oficial de Konoha debía entrenarme tanto física como mentalmente para así poder lograr superar a mis antepasados y ser de suma importancia para la aldea, primero debía fortalecerme físicamente, fui al Bosque de Konoha donde se podían encontrar animales feroces y en escasos lugares la completa paz. Lo primero que debía hacer era conseguir algunas armas y provisiones, posiblemente mi padre tenía buenas armas en esa pequeña casa, por lo visto tenía 3 kunais, un kit médico y al parecer una pastilla picada a la mitad,  suponía que con eso me bastaba, comí un poco y salí de la aldea en dirección al bosque, a cualquier parte, posiblemente me perdería sin mi abuelo pero es mejor correr ese riesgo a no tener poder para proteger a mis seres queridos, cuando estaba en un punto sin retorno solo me quedaba sobrevivir en el bosque, mi propósito era durar 3 días en el bosque para poder volverme fuerte. Se escuchaban algunos rugidos en el bosque lo cual daba un poco de miedo cuando intentaba dormir así que fingía que nada había pasado y que tal vez sean los arboles siendo agitados por el viento.
Al despertar de mi primer día fue muy difícil estar seguro ya que había muchos osos asechando por el bosque, cuando iba caminando tranquilamente mi camino fue trancado por un inmenso oso rugiendo y mostrando sus garras, salté rápidamente hacia atrás sacando un kunai de mi bolsillo trasero y luego me acerqué rápidamente, me agaché, apoyé mis manos del suelo y le di una patada en una de sus patas para intentar tumbarlo lo cual no surtió efecto en tan semejante animal, tomé el kunai por el mango con la parte filosa para abajo y salté rápidamente clavándole el puñal en el ojo haciéndolo gritar un rugido ensordecedor al cual mi única reacción fue huir, iba corriendo por ese bosque siendo perseguido por una bestia a toda velocidad, mi mente no daba para estar cansado, sólo… seguía corriendo, mi cuerpo no sentía ni una respiración agitada, y duré aproximadamente una hora corriendo de ese oso, saqué mi libreta y mi lápiz del bolso, comencé a escribir y a mejorar, “Tuve un rudo encuentro con un oso al cual terminé dejando tuerto y cansado ya que duré una hora corriendo para despistarlo, ya se empiezan a ver los resultados de eso, mi cuerpo está completamente cansado, apenas y puedo escribir, esto pasó en el primer día de entrenamiento en el bosque de Konoha”, terminé eso y me acosté a dormir.

Segundo día, desperté con un conejo revisando mi bolso de provisiones y desordenando todo, me levanté alarmado y asustando al conejo el cual se fue saltando muy rápidamente, pensando que ya no volvería a ver a ese conejo recogí mi campamento y volví a seguir con mi supervivencia, para mejorar mi condición física decidí ir dando saltos de árbol en árbol, di un gran salto hasta llegar a un árbol del cual iba a saltar cuando sentí un fuerte apretón en mi tobillo, ya que estaba a punto de saltar terminé cayendo del árbol con la serpiente engancha da a mí, saqué un kunai y le corté la cabeza rápidamente, su cuerpo al perder la cabeza apretó más fuertemente, vaya que eran fuertes las serpientes, corté su cuerpo y así sacándola de mi tobillo. Ya era tarde y yo seguía sin mejorar nada, me quedaba poca comida y un solo kunai limpio, tal vez debía volver a la aldea a buscar provisiones pero un ninja no se rendiría tan fácilmente, me tocaba buscar agua para lavar los kunais y algunos animales para poder comer. Ya se había ocultado el sol y no había comido, cuando ya todo parecía perdido una luz de suerte se cruzó en mi camino, una pantera negra grande y robusta, sonreí por ese regalo de los dioses, tal vez las panteras no sepan tan mal, salté y llevé mi pierna derecha hacia atrás, cuando ya estaba lo suficientemente cerca de la pantera le di una patada en el estómago dejándola inconsciente, conseguí madera e hice una fogata para cocinar a la pantera, una dulce cena que atrajo a otro oso, habían muchos osos en el bosque de Konoha al parecer, pasé muchos años viviendo en el bosque y nunca había visto un oso de cerca, era como el oso anterior, mucho más grande que yo y que lo normal, volví a huir ya que no quería gastar energía ni chakra tan de noche, otra vez mi cuerpo no sentía cansancio mientras huía, tal vez eso era bueno. Perdí al oso antes de lo esperado y mi cansancio fue un poco menos que el día anterior, ya que no quería encontrar más bestias por ese día no encendí ninguna fogata y me limite a dormir.
Tercer día, me levanté y no había ningún animal o ninja cerca así que hice lo que no pude el día anterior, saqué mi lápiz y mi libreta, comencé a escribir: “En el segundo día de supervivencia me encontré con una pantera y un oso, a la pantera pude vencerla de una patada y gracias a ella pude comer algo, tenía un sabor aceptable. Del oso tuve que huir ya que no tenía ganas de luchar y menos con semejante animal”, después de eso me dediqué a buscar un río o algún sitio con agua para poder tomar y lavar mis kunais, para mejorar mi manejo de chakra escalé un árbol y busqué los ríos desde lo más alto, a unos 2 km vi algo parecido a un rio, era muy lejos pero debía ir a ese lugar. Llevaba horas caminando hasta que llegué a ese lugar, caí en el agua, pude sentir felicidad y un poco de agua pasando por mi nariz, salí rápidamente a la superficie y a las orillas del rio monté mi campamento, ese sería mi punto fijo hasta que encontrara un mejor lugar o encontrara la aldea, ya era el tercer día pero no podía volver a ir a la aldea porque no recordaba el camino así que seguí entrenando, ya que podía relajarme me senté con las piernas cruzadas e hice el sello del tigre para concentrar mi chakra, cerré los ojos y empecé a sentir como mi cuerpo se llenaba de energía, probablemente ya no huiría de más osos, con toda esa energía en mi cuerpo me puse a entrenar mi cuerpo y mis ninjutsus, comencé con el jutsu más difícil de realizar para mí, el disparo de flama explosiva, concentré mi chakra en mi pecho y luego lo expulsé rápidamente dándole forma de esferas, las lancé contra el río así al explotar causarían una especie de lluvia de la cual iba a disfrutar mucho, al hacerlo todo salió como lo había planeado a excepción de que la lluvia eran gotas de agua caliente, me refugié en un árbol de las cercanías en donde nunca esperé encontrarme una amenaza, pero sospechaba mal, eran dos osos, uno de ellos era al que dejé tuerto y el otro seguramente era del que hui el día anterior, ya no huiría más, fui rápidamente a donde estaba el oso tuerto quedándome a un metro de distancia, luego me impulsé con mis manos para saltar y encestarle una patada en la cara al oso tuerto,  al darle cayó al suelo causando un muy fuerte ruido cuando su cabeza tocó el suelo y la fuerza del golpe lo dejó muy herido, ese ya no se levantaría, con el otro mejor usaba ninjutsu ya que no tenía ningún daño en su cuerpo, hice los sellos correspondientes y usé el jutsu de elemento Katon  “aliento de fuego” dejando su pelaje encendido, con toda su fuerza huyó del lugar y a los 20 metros de correr se cayó muerto, ya no tenía por qué huir, tome un descanso. Cuando me levanté ahí estaban 2 ninjas de la aldea, me sorprendí, mencionaron ser enviados a ver que sucedía ya que no siempre llovía así porque si y menos en un solo lugar, comencé a reír y luego de eso pedí ayuda para llegar a la aldea, recogí mi campamento y volví a la aldea, ya podía usar con orgullo la bandana de la aldea, coloqué la bandana alrededor de mi cintura y comencé a escribir mis anécdotas.
3 Días de supervivencia:

En estos 3 días en el bosque me sucedieron muchas cosas, podría decir que lo primero fue una gran sorpresa encontrar osos en el bosque, viví por muchos años en el bosque y nunca había visto uno de ellos, después de eso me encontré con una pantera la cual no tenía mal sabor pero su carne era muy dura. Nunca subas a un árbol sin ver lo que hay en él, eso lo aprendí por las malas al encontrarme a una serpiente a la cual terminé despedazando para poder salvarme. Que sean dos no significa que no puedas derrotarlos, eso lo pude poner en practica al derrotar a dos oso peleoneros a mi parecer en el bosque, ¿Qué sabor tendrá la carne de un oso?  Posiblemente sean deliciosos, mientras más fuertes mejor es su carne. Datos sobre los animales a los que me enfrenté:
*Pantera: Soy muy fuertes y letales con sus garras, pueden resistir golpe en muchas partes de sus cuerpos pero al golpear en un punto en especial con toda tu fuerza termina cayendo inconsciente, ese punto es justo el centro del estómago. Posiblemente sus garras son buenas armas para un shinobi.
*Osos: Por lo que pude ver son bestias muy resistentes y difíciles de tumbar usando simples golpes, su cuerpo entero es una fortaleza casi impenetrable, pueden correr hasta 20 metros al estar incendiados por completo, eso es mucho para un animal. Al parecer muchos osos habitan el bosque de Konoha, posiblemente  hayan llegado por formas no naturales.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.